Uno de los actos más destacados de las fiestas fue el nombramiento de Sant Sebastià como alcalde honorífico del municipio. Este honor se hizo oficial en un evento que presidió el primer edil, José Luis Jarque. Ante la atenta mirada de numerosos vecinos, el munícipe posó la vara de mando a los pies de la imagen del patrón. El acto coincide con el 150º aniversario de la llegada de la reliquia.