Un total de 165 familias se ha inscrito en el PROP (servicio de atención ciudadana de la Generalitat) solicitando una de las 14 viviendas sociales que el Instituto Valenciano de la Vivienda (Ivvsa) oferta en la Bosca.

Los inmuebles serán rehabilitados y se entregarán en un mes, aproximadamente. El alcalde, José Ramón Calpe, y la edila de Bienestar Social, Mercedes Giménez, se reunieron con responsables del ente público, quienes les comunicaron que hay una empresa que realizará la reforma.

La regidora apuntó que los desahuciados tendrán una posición prioritaria en el baremo a la hora de escoger a los beneficiarios.

Esta era una demanda que se venía realizando desde el consistorio hace un año, ya que había detectado que había casas vacías que no podían ser ocupadas porque no estaban en condiciones.

Además, había registrado una elevada demanda de vecinos. Pero menos del 10% de las familias conseguirán su propósito. El problema radicaba en la falta de financiación para las obras y la cédula de segunda ocupación.

La previsión es, según explicó Calpe, que “la próxima semana comience la actuación y que esté finalizada en 15 días”. Posteriormente, las casas se entregarán en régimen de alquiler social.

Eso sí, para que puedan se ocupadas, los beneficiarios deben seguir los trámites y, en este aspecto, Giménez indicó que “los demandantes no están enviando toda la documentación que les pide el Ivvsa”. Giménez explicó que creen “que se podrán entregar las llaves a finales de febrero, pero siempre y cuando se presente todos los documentos”. H