La Fundación de la Llum de les Imatges está recuperando los principales edificios patrimoniales del Maestrat. Se trata de templos que serán sedes expositivas de la próxima muestra que prepara esta institución en el norte de Castellón para finales del 2013.

En Catí, desarrollan los trabajos para rescatar una interesante decoración del siglo XVIII que se encuentra oculta en su iglesia parroquial, que data del siglo XIV, en torno a 1315. Se trata de uno de los monumentos característicos de arcos diafragma cubiertos con armadura de madera. Precisamente en Vinaròs también se hallaron decoraciones secretas.

Los restauradores están sacando a la luz unos esgrafiados que estaban tapados por una capa de pintura blanca y cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII. Estas ornamentaciones muestran motivos vegetales y figuras antropomorfas. Una actuación que se prolongará durante los próximos seis meses y que incluye la intervención arquitectónica en el edificio ante el estado de precariedad que presenta. Así, se sustituirán la cubierta de la nave principal, el techo de la sacristía y la parte superior de la capilla de la Comunión. Además, se está restaurando la Lonja-Casa de la Vila.

En cuanto a Culla, con la obra se prevé la reforma integral de la Casa Abadía y la puesta en valor de sus estancias para reconvertirlas en museo parroquial. Las labores comprenden la recuperación de fachadas y cubiertas; la reparación y reposición de forjados y revestimentos; y la adaptación y modernización de los espacios e instalaciones al nuevo uso.

ESPACIO PARA EXPOSICIONES // Además, se está diseñando un área expositiva para albergar los bienes recuperados y paneles con la información histórica, artística y arquitectónica sobre la evolución del edificio. También está prevista la creación de una zona de acceso que comunique con la iglesia para que sea posible la visita conjunta a ambas áreas.

Con la muestra, se creará un itinerario artístico del interior a la costa, con sedes en Vinaròs y Benicarló. En esta última localidad, se interviene en la iglesia de Sant Bartomeu, con la limpieza de las fachadas y consolidación de los sillares. Entre otras labores, se están recuperando los tejados de la cúpula central, la portada de la capilla de la Comunión y las pechinas que hay en el interior.

Por otro lado, en Vinaròs continúan las obras en la Arciprestal para la consolidación de la imagen exterior y la restitución de la unidad arquitectónica y artística en la nave central. La particularidad tipológica de la parroquia como fortaleza es su principal característica y la diferencia de la gran mayoría de los templos contemporáneos, por lo que se busca potenciar esta circunstancia.

Asimismo, se recupera la decoración barroca, con la eliminación de recubrimientos para rescatar la ornamentación original en la nave y en los laterales. H