El alcalde de Almassora aseguró ayer que la repercusión económica de las inversiones a realizar por la nueva concesionaria del servicio de agua potable (cuyo pliego de condiciones está previsto que se publique en el BOP el martes) aparecerá al principio de la concesión a 30 años e irá disminuyendo a lo largo de los mismos. Explicó que el estudio económico establece topes a las posibles subidas de las tarifas y señaló que en el conjunto de los 30 años el encarecimiento en el recibo no puede ser superior al 40%, si bien el pliego de condiciones establece como máximo una subida anual del 8,75%, tal y como ya publicó Mediterráneo. H