Nules se convirtió ayer en un ejemplo de recuperación, puesta en valor y protección de un paraje natural, tras exponer a los asistentes a las jornadas autonómicas dedicadas a estos enclaves el trabajo que se ha realizado desde el 2007 en l’Estany, “fruto de la colaboración entre las administraciones, la iniciativa privada y, sobre todo, la concienciación e implicación de la ciudadanía”, explicó el alcalde, Mario García.

El munícipe incidió en que “se ha ejecutado poco a poco, pero con un proyecto definido para lograr un fin, convertir el área en una zona rica medioambientalmente, pero que convive con un entorno urbano” y recordó que antes “era una superficie degradada y, ahora, es un referente”. Una de las últimas obras ha sido la instalación de la pasarela interior de la laguna y un paso peatonal en el espacio de recreo “que garantiza el acceso al paraje”.

El primer edil resaltó que el plan ha sido posible “por la implicación de todas las administraciones: el Ayuntamiento, la Generalitat valenciana y la Diputación Provincial, así como de empresas y entidades privadas y es así como deben hacerse las cosas para que el resultado sea óptimo”.

La consellera de Medio Ambiente, Isabel Bonig, indicó que en la Comunitat hay 69 enclaves como el Estany y se está tramitando la declaración de nueve más. Además, a estas zonas se suman las más de 30.000 hectáreas en un estado especial, por lo que “el 40% del territorio está protegido”.

Al finalizar el acto, se entregaron los premios del concurso de diseño del logotipo del parque, que recogieron la ganadora, Anabel Palau; y la autora de la propuesta que ha sido galardonada con el accésit, Patricia Oliver. H