El Ayuntamiento de Vinaròs ha aprobado una modificación presupuestaria de 1,3 millones para hacer frente al pago de la expropiación forzosa de tres fincas derivadas de sentencias, dos de la zona verde de Juan XXIII y una de la finca de la calle Major, donde en un principio tenía que construirse la ciudad deportiva.

Desde la oposición se lamentó que esta cantidad haya sido sacada de la partida que estaba destinada para la construcción del nuevo auditorio. En este sentido, el concejal de Esquerra Republicana, Lluís Batalla, señaló que “las inversiones en cultura hay que pasarlas también a cultura”, mientras por su parte, la edila del PVI, Mª Dolores Miralles, incidió en que las tres sentencias “vienen derivadas de un PGOU que solo aprobó el Partido Popular y esto es lo que está lastrando los presupuestos municipales”.

El portavoz de Bloc Compromís, Domènec Fontanet, lamentó también que se tenga que pagar de la partida destinada al auditorio, pero recordó que “tiene que hacerse porque no hay más recursos”. Por parte socialista, el edil Vicent Albiol dijo que esta decisión “supone la renuncia definitiva a la construcción del auditorio tal y como estaba previsto hasta el momento”. Por otro lado, argumentó que existe “la obligación de pagar estas sentencias”, pero recordó que “dos de ellas son consecuencia del PGOU aprobado por el PP y otra es solo responsabilidad del gobierno del popular Jacinto Moliner”.

OBLIGACIONES DE PAGO // El asunto lo cerró el concejal de Hacienda del Ayuntamiento, Juan Amat, que aseguró que el equipo de gobierno “debe hacer frente a estas obligaciones de pago que ya estaban vigentes cuando gobernó PSOE y PVI”. También dijo que “sin renunciar al auditorio, sería una irresponsabilidad no hacer frente a estos pagos y rebajar la importante deuda existente”.

En este sentido, Amat concluyó que el actual equipo de gobierno “tiene la prioridad de sanear las arcas municipales y con este objetivo estamos trabajando”. H