El Ayuntamiento de Almassora antepondrá las necesidades de los vecinos a las de los bancos en el uso de los remanentes de tesorería que haya al cierre del ejercicio 2013. Así lo ha puesto de manifiesto el alcalde, Vicente Casanova, a la espera de que Intervención concluya los informes que confirmarán la existencia o no de los mismos.

En este sentido, Casanova incidió en que “por delante de devolver deuda e intereses están las necesidades ciudadamas”. Por ello, “se valorará qué hace falta”. Sin embargo, la máxima autoridad municipal dejó claro que “será el propio equipo de gobierno el que proponga lo que ha de hacer con los fondos”.

Cabe recordar que desde Bloc-Compromís solicitaron en pleno que los posibles remanentes se apliquen en la reducción del débito y no a nuevas inversiones. En este sentido, el munícipe resaltó que si bien hasta el momento una ley estatal obligaba a hacerlo así, existe una disposición transitoria que permite aportarlos para inversión si este se encuentra por debajo del 75% y si en el ejercicio 2013 se ha producido un superávit.

Al respecto, las mismas fuentes informaron que el consistorio tiene un débito del 47%, que está previsto que baje al 44% a finales del 2014, pero que en el 2013 “la relación entre lo que se ha pagado y lo que se ha gastado ha sido inusual, por lo que los informes serán claves”. H