El Ayuntamiento de Almassora aprovechará los trabajos de demolición del edificio público de la plaza Botànic Calduch para adecentar el deteriorado espacio, tal y como reivindican los residentes de la zona. Unas mejoras programadas tras las fiestas en honor a Sant Joan, que se celebran en la plaza con un porrat popular.

Fuentes municipales han informado que han considerado oportuno esperar a estos festejos para evitar que el derribo “genere molestias entre los vecinos”. A esta intervención se sumará la renovación del alumbrado del ágora, con una inversión cercana a 20.000 euros. Además, también está prevista la puesta a punto del área de juegos infantiles que, en la actualidad, está pendiente de la revisión de la concesionaria del servicio de mantenimiento.

Cabe recordar que la demolición de la antigua cafetería de Botànic Calduch se llevará a cabo a través de una inversión de 50.000 euros prevista en los presupuestos municipales del 2014. El proyecto contempla el derrumbe de las instalaciones, abandonadas desde hace años, que quedarán diáfanas. Sin embargo, según han detallado desde el consistorio, sí se mantendrá el techado que completa la construcción, a petición de los vecinos.

La decisión de eliminar esta instalación municipal de la plaza viene precedida por una recogida de firmas en la que un grupo de residentes reivindicaba una solución ante la sensación de inseguridad. Si bien se barajó la posibilidad de adecuar el local para otros fines, desde el equipo de gobierno almazorense desecharon esta opción, acogiéndose a los altos costes que supondría, unos 120.000 euros, según la valoración de los técnicos municipales.

Por su parte, el portavoz del grupo Bloc-Compromís, Xavier Trenco, ha anunciado que llevará a cabo una campaña para salvar el edificio. Hoy visitarán la plaza “para hablar con los vecinos y saber qué quieren hacer”. H