El Ayuntamiento de Cabanes ha impuesto una multa de 6.010,13 euros a un vecino por abandonar en una masía, el pasado mes de febrero, a un perro y no responder a los requerimientos para que se haga cargo del animal. Así lo publicó ayer el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), donde se recoge el expediente sancionador para que J.I.M.A. sea conocedor oficialmente de la multa interpuesta por el consistorio.

El perro portaba un chip con todos los datos del propietario, por lo que se ha podido conocer su identidad y requerirle en diversas ocasiones, sin éxito, que debía recoger al ejemplar, que se encuentra en las dependencias de la empresa Corralet que, ahora, deberá proceder a tramitar su posible adopción o proceder a su sacrificio. Y es que en los datos del dueño que hay en el chip aparecen unos teléfonos de contacto que no están operativos. Además, el plazo de 15 días para presentar alegaciones a la resolución sancionadora del Ayuntamiento ya ha concluido, por tanto, es efectiva a todos los efectos.

En el expediente el consistorio considera este hecho como una infracción administrativa muy grave en materia de actividades de animales de compañía. El abandono acarrea una sanción que oscila entre los 6.010,13 euros -multa fijada en este último caso- y los 18.030,36 euros. H