Un particular ha ofrecido a la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Segorbe la posibilidad de comprar un lienzo del gran pintor segorbino de finales del siglo XVIII José Camarón. Se trata de una Inmaculada que, según su propietario, Andrés Ferrer, debió de pertenecer a algún convento o monasterio valenciano, afectado por el proceso desamortizador de la primera mitad del siglo XIX.

El citado ejemplar pasó por herencia a Ferrer, que lo mantiene en su colección particular de Valencia, mientras que una segunda obra del artista, al parecer de la misma autoría, se encuentra en poder de su hermana. “Debieron estar los dos juntos en algún altar”, indicó este profesor de Historia del Arte, a la vez que indicó que, tras decidir desprenderse de la pintura, “entendía que el destinatario más apropiado es la ciudad Segorbe, cuna de este pintor”. Por tanto, este vecino ha decidido ofrecérselo a dicho Ayuntamiento. H