CABANES. La Ribera se ha volcado en la celebración de Sant Pere con un homenaje a su patrón. La jornada de ayer comenzó con la despertà y el reparto de cintas para la romería. Los romeros recordaron al santo acompañados por las autoridades y, tras el paseo en barca y la misa, hubo asado de sardinas.