Los aficionados a la pirotecnia volvieron a disfrutar ayer de un emocionante correfoc, tras algunos años de ausencia en las fiestas patronales de Peñíscola. A las 21.00 horas, se inició el recorrido desde la plaza del Ayuntamiento para ir descendiendo, posteriormente, por las rampas de acceso del Portal Fosc a la plaza de toros.

El espectáculo nocturno estuvo organizado por el grupo Amics del Correfocs de la Carrasca y contó con la participación de personas de todas las edades. Fue un evento que unió la espectacularidad de las murallas renacentistas de la ciudad antigua con la magia de los fuegos artificiales.

La solidaridad también estuvo presente durante la noche, pues en la Penya Racó Calent tuvieron lugar diversas actuaciones, cuya recaudación se destinó a la investigación contra el cáncer infantil, que realiza la Fundación del Hospital Sant Joan de Déu.

La misma agrupación celebró una nueva edición de su carrera de patinetes acuáticos por la playa sur. Una divertida propuesta para los más pequeños, que el martes disfrutaron del ingenio del mago Yunke en su actuación.

La programación taurina fue ayer muy completa. Vaquillas, bou embolat y encierro del No pasarán de la madrugada. H