El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, y el alcalde de Catí, Manuel Puig, han sido los encargados de poner en marcha la XII Mostra de la Trufa Negra de Els Ports-Maestrat, que se celebra este fin de semana en esta localidad de interior, con expectativas de atraer a miles de visitantes, tanto para disfrutar de la completa programación ferial, como de las jornadas gastronómicas que se celebran en los comercios y restaurantes.

En su discurso, Moliner ha puesto en valor “el salto cualitativo” que la provincia de Castellón ha dado en truficultura durante los últimos años, con el objetivo de consolidar nuevas oportunidades económicas y turísticas para los pequeños pueblos de interior. “Ha sido un trabajo constante por parte de las administraciones y los empresarios que han decidido hacer de la trufa, lo que hasta hace poco era un hongo sin más, su modo de vida”, ha apuntado el presidente provincial.

gran repercusión // La repercusión económica de esta feria y las jornadas gastronómicas prevista para la comarca es de más de 100.000 euros, teniendo en cuenta el flujo de visitantes que acuden al evento, compran en los comercios y degustan el menú temático en alguno de los 15 restaurantes de l’Alt Maestrat participantes. Por último, Javier Moliner ha recordado que el primer paso es “creernos que Castellón es la mejor despensa del Mediterráneo. Si somos capaces de cuidar la tierra no hay nadie ni nada que pueda parar el crecimiento de esta provincia”. H