Las 19 comisiones falleras de Burriana trabajan a contrarreloj para acabar las carrozas con las que desfilarán las falleras este fin de semana en la tradicional Cavalcada del Ninot. Se trata de auténticas obras de arte llenas de fantasía y colorido, pintadas con miles de pequeños papeles de seda pegados, con maestría, uno a uno.

Una de las principales novedades de este año llegará al final de los desfiles. Y es que tanto la reina fallera como la reina infantil, junto a sus respectivas cortes de honor, estrenarán carroza, a semejanza de las del resto de comisiones de la ciudad. Un gran campanario y una bandera regional decorarán la carroza mayor, mientras que, en el caso de la infantil, los protagonistas serán un fallero y una fallera vestida con una réplica del traje oficial. En la elaboración de ambos monumentos han colaborado, entre otras muchas personas, las propias reinas falleras.

Una vez construida la base, con una estructura de hierro, se le da volumen con corcho y, a partir de ahí, empieza el arduo trabajo de cubrir todas las figuras con los papeles de seda, recortados en forma circular, y pegados uno junto a otro con tonos vivos o mezclando colores para conseguir atractivos difuminados. Este año no se conocerán los premios de cada carroza hasta que no pasen por la tribuna instalada al final del primer tercio de la calle L’Escorredor. Pero si importante es la carroza, no lo es menos la comparsa que la precederá.

Las temáticas serán muy variadas, aunque casi siempre tratan de analizar la actualidad municipal con ironía. La Mercé disfrazará a sus comisionados de superhéroes “porque, entre la crisis y las nuevas ordenanzas fiscales, cada vez hay que hacer frente a más adversidades”. La Vila, por su parte, se va a Port Aquàtic Ventura y parodia las próximas elecciones municipales. El PP, a China; el PSOE, a México; Cibur, al Salvaje Oeste; y, por último, Se Puede, a la Polinesia. Don Bosco se centrará en las fiestas populares y Barri València, en Porc Aventura. H