Las irregularidades que se cometieron en la sucursal de Bankia de Traiguera podrían afectar hasta a 200 vecinos. Así lo reveló ayer el alcalde de la localidad, Carlos Roda, quien calificó de “barbaridad” la supuesta estafa llevada a cabo por el exdirector de la oficina local, Juan Vicente Cervera, durante más de dos décadas.

“En el pueblo no se habla de otra cosa. Comenzamos a saber algo el verano pasado, cuando la entidad puso, de repente, a otro director. Ahora, poco a poco, van saliendo cada vez más casos a la luz. Creo que los afectados pueden ser en torno a 200 personas”, explicó el primer edil en declaraciones a este rotativo. A pesar del malestar general entre los habitantes de la localidad por este asunto, Roda confirmó que los damnificados no han solicitado, hasta el momento, asesoramiento o ayuda al Ayuntamiento.

Tal y como adelantara ayer Mediterráneo, la entidad financiera investiga un agujero en las cuentas de los vecinos del municipio que podría alcanzar los dos millones de euros. Tras ser conocedora de las “malas prácticas” del que fuera responsable de la oficina local, Bankia despidió al exdirector y estudia ahora qué medidas legales emprender contra este.

Al parecer, todo comenzó con la venta multitudinaria de preferentes por parte del responsable de la oficina de Traiguera. Cuando los afectados fueron a pedirle explicaciones y la devolución de los ahorros perdidos, el exdirectivo local cogió dinero de otras cuentas para dárselo a los preferentistas. Al poco tiempo, multitud de clientes comenzaron a darse cuenta de que el dinero de sus cuentas había desaparecido y empezaron a presentar reclamaciones ante la entidad.

“La directora de Bankia en Vinaròs es la que está gestionando los expedientes y, aunque asegura que en el 70% de los afectados ya han recuperado el dinero, no es así”, asevera uno de los letrados que defiende a las víctimas. H