Gran susto el que se llevaron ayer, alrededor de las 11.30 horas, los transeúntes de la céntrica plaza Emperador Carlos I de Benicarló. La caída a la vía pública de parte del revestimiento de la fachada de uno de los edificios que se levantan en el ágora puso en serio peligro la integridad física de las personas que pasaban por allí en ese momento. Afortunadamente, no hubo que lamentar daños personales y nadie resultó herido.

Fueron los propios peatones los que, alertados por este suceso, dieron aviso a una patrulla de la Policía Local que circulaba por las inmediaciones. Los agentes llamaron a los bomberos y procedieron a acotar toda la zona con un cordón de seguridad.

La intervención de los bomberos se centró en evaluar los daños y retirar los cascotes que se habían precipitado al vacío desde la parte inferior de un balcón de un quinto piso. Además, procedieron a sanear otros puntos de la fachada que también presentaban deficiencias por prevención.

informe // Tras un primer diagnóstico, los bomberos y técnicos municipales determinaron que la causa del derrumbe responde a deficiencias en la construcción, sobre todo en los balcones. Ahora, el Ayuntamiento elaborará un informe, abrirá un expediente e instará a los propietarios a que asuman la reparación. H