Caixa Rural Burriana celebró ayer su asamblea general ordinaria en el centro social de la entidad. El presidente de la misma, Eduardo Salas, informó a los presentes de las principales magnitudes de las cuentas anuales del ejercicio 2014, entre las que destacan el balance, que alcanzó la cifra de 217,11 millones de euros. Salas también hizo hincapié en el crecimiento de los beneficios, que se situaron en 596.000 euros.

En dicha asamblea intervendrá el nuevo director general de Caixa Rural Burriana, Juan Carlos Escribá, quien dio cuenta de otros datos positivos de la entidad en el último ejercicio, como son los depósitos de socios y clientes, que alcanzaron los 168,7 millones de euros. Escribá destacó que la inversión crediticia ha ascendido a 134,5 millones de euros, “lo que pone de manifiesto que la entidad sigue apoyando a las familias y a las empresas, para que los socios y clientes puedan continuar con sus proyectos”. Otro de los datos relevantes del resultado es que los recursos propios ascienden a 21,7 millones de euros.

Del excedente antes de impuestos, Caixa Rural Burriana destinará a reservas 331.000 euros, a impuesto de sociedades 112.000 euros, al pago de intereses de aportaciones a capital social 16.000 euros y al fondo de educación y promoción cooperativa se destinarán 137.000 euros. H