Las inversiones previstas en el puerto de Querol de la N-232, adjudicadas ya de forma definitiva por parte del Ministerio de Fomento, ayudarán a acercar a los visitantes del norte de España hacia Peñíscola. El alcalde de la localidad, Andrés Martínez, mostró este martes su satisfacción por el anuncio del Gobierno central, pues la citada carretera «es la forma más directa de conexión entre las autonomías del norte de España y tanto el Alt como el Baix Maestrat».

La obra, cuyo inicio está previsto para este verano, «no solo supone una mejora sustancial en las infraestructuras del norte de la provincia, sino también una oportunidad de crecimiento económico asociado a esta comunicación terrestre del interior y la costa castellonense con territorios y comunidades cuyos visitantes son turistas potenciales», opinó el primer edil. En la actualidad, un 34% de llegadas a Peñíscola proceden de Aragón, Navarra, La Rioja o el País Vasco. Unos mercados que, para el destino, tienen un peso muy importante, junto a Cataluña, Madrid o la propia Comunitat Valenciana.

La N-232 supone la tradicional puerta de entrada desde la cornisa cantábrica hasta el Mediterráneo. En algunos tramos, el vial ya se ha convertido en la autovía A-68, aunque buena parte del tramo que discurre en Castellón ha adolecido, desde hace años, de medidas para superar el conjunto de curvas de la zona de Querol. Por ello, hay visitantes que han optado, en los últimos tiempos, por otras vías por el sur de Cataluña para disponer de mejores condiciones en la conducción.

Actuación estratégica // El munícipe destacó que estas comunidades del norte «generan casi un millón de pernoctaciones en el municipio cada año. Así, esta actuación es estratégica para su fidelización y crecimiento». Y recuerda que el Maestrat ha reclamado en varias ocasiones la adecuación de la carretera, «por ser necesaria para el crecimiento de la competitividad» turística.