Cambió sus estudios de Ingeniería Agrícola en la UJI por un ciclo formativo en arte floral en Barcelona. Una elección acertada, ya que a su consolidada carrera se le suma ahora el premio de Mejor Artesano Florista de España. César Martí, que regenta un establecimiento en Burriana, se alzó con el galardón a sus 36 años.

El certamen comenzó el miércoles con la realización de pruebas sorpresa en enclaves de la ciudad anfitriona y localidades próximas, como Albarracín. Su camino hacia el título lo tuvo que compaginar con sus labores profesionales, y de ahí que hasta en dos noches tuviera que regresar a su negocio para atender los compromisos. A pesar de ello, logró imponerse a todos sus rivales.

Asegura que lleva el arte floral «desde que nací», pues le viene de familia. En el 2000 se puso al frente de su floristería, que lleva el nombre de su madre, Lola. Era la primera vez que acudía al concurso, una experiencia «interesante y divertida por el buen ambiente y compañerismo». Su fiel clientela puede presumir ahora del gran premio conseguido.