Las peñas y collas participarán en la modificación de la ordenanza de convivencia ciudadana en la que trabaja el Ayuntamiento de Almassora junto a las asociaciones de vecinos. Se trata de la principal conclusión del último encuentro mantenido entre los representantes de la Associació de Penyes i Colles d’Almassora (APCA), tres dirigentes del colectivo de residentes de la Vila y miembros del gobierno municipal. Los vecinos del núcleo histórico denunciaron su malestar por problemas de salubridad y ruido y solicitaron al ejecutivo local regular los casals para minimizar las molestias que ocasionan.

En la reunión convocada por el consistorio abordaron la normativa que regula el uso y los horarios de este tipo de locales cara a las próximas fiestas patronales, como avanza a este rotativo el edil de Seguridad, Roger Beltrán. De hecho, acordaron que valorarán la opinión de una y otra parte para la modificación del reglamento, porque el apartado de collas es uno de los puntos más importante para el vecindario. Según explican las mismas fuentes, el consistorio aplicará las sugerencias aportadas por los colectivos ciudadanos y elaborará un borrador que facilitará a todas las partes implicadas antes de su aprobación. Durante la cita, la APCA también se ofreció voluntaria para mediar cuando surjan conflictos de la convivencia. Una solución que, según inciden desde el equipo de gobierno, «satisface a los residentes», por lo que aspiran a «mejorar las relaciones entre los usuarios de los locales y los propietarios de viviendas».

CONTROL // La Policía Local de Almassora ya trabaja en la elaboración de un censo actualizado de casals, en la que abordarán la normativa que regula el uso y horario cara a las fiestas.