Quedan seis meses para las Fallas. Por eso, las ocho comisiones de la Vall d’Uixó celebraron anoche lo que ya se ha convertido en un clásico indispensable de su programación, el Setembre faller, en el que participaron 400 personas, en un año caracterizado por los novedosos estrenos.

Porque este es el segundo acto que organiza la recién estrenada Junta Local Fallera y es la primera vez que la nueva comisión, Guitarrista Tárrega, participa en esta cita. El presidente de la JLF, Alexandre Alventosa, asegura que el equipo que ha conformado, el primero elegido a través de votación por las fallas, plantearon la celebración «como una manera de hacer ganas», de verse «las caras» y ponerse «al día». Considera que, en la cena de ayer, como en el nombramiento de las falleras mayores del 2018, «se ha notado que la gente tenía ganas de cambio», porque contaron con «una mayor participación que en las ediciones anteriores».

Y no son pocas las convocatorias que les quedan por delante para corroborar si esa tónica se consolida. La próxima tendrá lugar el 20 de octubre, con la despedida de las falleras mayores del 2018 y la proclamación de sus sucesoras. Poco después, el 3 de noviembre, se producirá la esperada presentación de Laura Rubio y Carolina Sánchez como máximas representantes de la ciudad, por lo que respecta a las fiestas josefinas. Como destaca Alventosa, la JLF negocia con el Ayuntamiento «para que siga pagando la banda de música en este evento, como ha hecho hasta ahora».