El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó ayer la aprobación por parte del Ministerio de Fomento de los expedientes de información pública y los documentos técnicos, con el correspondiente estudio de impacto ambiental conjunto de los tramos que restan de la A-7. Se trata de los que van de Vilanova d’Alcoea a les Coves, de les Coves a la Salzadella y de la Salzadella a Traiguera.

Tal y como confirmaron desde el Gobierno central, estos tienen una longitud aproximada de 45 kilómetros y un presupuestos global de obra cercano a los 281,1 millones de euros. Además, detallaron que, «para asegurar una adecuada accesibilidad, se han diseñado nueve enlaces».

El estudio de impacto ambiental tiene en cuenta, en otras prescripciones, las realizadas por las Dirección General de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio de Transición Ecológica y los criterios de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) sobre aguas superficiales y flujos subterráneos existentes.

El portavoz de Infraestructuras del PSPV-PSOE en la ejecutiva provincial y portavoz del grupo socialista en la Diputación, Santiago Pérez, manifestó recientemente, tras conocer los avances del citado proyecto, que «es una prueba más de lo beneficioso que ha sido para la provincia de Castellón el Gobierno del presidente Pedro Sánchez, un breve periodo en el que ha agilizado una gran obra que nació en el 2005».