Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A POCOS METROS DEL BARRIO CARMADAY

Toneladas de basura se acumulan en un macrovertedero ilegal de la Vall d'Uixó

El Ayuntamiento llevará el caso a los tribunales si los dueños de la parcela ignoran una vez más los requerimientos de limpiar los residuos

Toneladas de basura se acumulan en un macrovertedero ilegal de la Vall d'Uixó

Decenas de pantallas de móvil, centenares de prendas de ropa, sofás, colchones, electrodomésticos, restos de obra, medicamentos... A pocos metros del barrio Carmaday y con un fácil acceso y visibilidad desde el camí València, una parcela privada de la Vall d’Uixó acumula toneladas y toneladas de residuos de todo tipo, en lo que se ha convertido en un macrovertedero ilegal que podría acabar en los tribunales. Será así si los dueños del terreno no responden a los requerimientos del Ayuntamiento para que limpien el suelo, como obligan las ordenanzas municipales y la legislación autonómica en materia medioambiental.

Entre la basura hay decenas de pantallas de móvil. Acceder a esta parcela es adentrarse en un paisaje desolador, donde se suceden a cada paso los enormes montones de basura variada, acumulada a lo largo del tiempo, pues como reconocen desde el consistorio "es un problema que viene desde hace años".

La ley es clara en estos casos. El Ayuntamiento no puede entrar a actuar en el terreno, porque es obligación exclusiva de los propietarios su mantenimiento, y así se les ha indicado "en varios requerimientos a los que ni han contestado ni tras los que han actuado".

Las prendas de ropa se cuentan por centenares en el macrovertedero."Es una finca muy grande, no podemos cortar todos los accesos"

Ante esta inacción, y con la burocracia como obstáculo para agilizar una solución punitiva, desde la Administración local se decidió tomar una de las pocas medidas a su alcance: levantar un montículo de tierra para dificultar el acceso principal al terreno desde el polígono industrial con el que limita. Pero, como destacan desde el área de Medio Ambiente, "es una finca muy grande con varios accesos y no podemos cortarlos todos, precisamente porque se trata de una propiedad privada", señalan.

Hay de todo, desde muebles a restos de obra, plástico o medicamentos.

En cuanto se cumplan los plazos establecidos, y si los afectados persisten en ignorar las notificaciones municipales, la siguiente vía a la que recurrirá el Ayuntamiento será la judicial.

Incivismo patente

Ante esto, se conjugan dos cuestiones: la falta de intervención de los responsables y "el incivismo" demostrado por quienes se deshacen de los residuos de este modo, como lamentaron desde el equipo de gobierno, que recientemente intensificó la vigilancia en el término municipal para controlar e investigar los vertidos incontrolados, que en este parcela han adquirido unas proporciones descomunales.

Entre los montones que se esparcen a derecha e izquierda del camino hay de todo: desde decenas de pantallas de móvil, hasta restos de comida envasada, muebles, escombros, electrodomésticos, plásticos y ropa, mucha ropa.

El paisaje al entrar en la parcela es desolador. Da la sensación de que cada uno de los vertidos proceden de una obra, una reforma o la limpieza de una casa o local, que en vez de gestionarse de manera correcta, en los vertederos autorizados, se han abandonado en medio de esta finca porque nadie ha puesto ningún obstáculo para evitarlo.

Montones de tela asfáltica, decenas de catálogos de una misma empresa, zapatos y perchas de lo que podría ser una tienda cerrada, libros de fiestas, medicamentos, hasta sobres con nombres y direcciones visibles, todo espera a que alguien haga algo, pronto.

Compartir el artículo

stats