Pese a tenerlo todo en contra, al gobernar con una minoría evidente, el alcalde de Nules, David García (CeN), hace un balance positivo de lo que lleva de mandato y al preguntarle por las dificultades en las que en alguna vez le ha colocado la oposición, prefiere quedarse con lo bueno.

--¿Cómo se hace frente a la elaboración de un presupuesto en una situación económica y social como la actual? ¿Cómo han cambiado las prioridades?

--Desde la realidad, detectando las nuevas necesidades de la población y adaptándonos a ellas. Ya lo hicimos, por consenso y previa negociación con los distintos grupos de la oposición, que se abstuvieron y facilitaron la aprobación del presupuesto de 2020. Y ahora, que estamos en negociaciones, pues ya hemos presentado varios borradores para el 2021. Ha de ser un presupuesto de emergencia, pensando en las familias y en los sectores económicos más afectados. De hecho, ya hemos habilitado, por acuerdo unánime, una modificación de crédito que nos ha permitido sacar la convocatoria de ayudas del plan Resistir en Nules, por un total de 272.797 euros.

--A las complicaciones de la pandemia se suman las que se desprenden de la minoría del gobierno. ¿Cómo está comprometiendo la gestión municipal?

--El balance que hacemos de la legislatura, hasta el momento, es bastante positivo. Creo que estamos siendo capaces de sacar adelante las diferentes iniciativas. A la vista están los plenos donde la gran mayoría de puntos se aprueba mes tras mes, además de que hay muchas competencias que dependen directamente de la alcaldía y la junta de gobierno. Los ejemplos más evidentes son los relativos a los significativos avances en los proyectos de urbanización de nuevo suelo industrial, donde en el sector 5, de hecho, ya se han podido iniciar las obras.

--¿Qué será posible y a qué tendrá que renunciar Nules como consecuencia de la pandemia?

--No este año, sino esta legislatura. Las prioridades son distintas y hemos de renunciar a grandes proyectos para centrarnos en lo que ahora es realmente importante. Que ninguna persona, ni comercio ni hostelero, se quede atrás. Esta situación no ha acabado, va aún para largo y hemos de seguir. La prioridad van a ser los programas activos de empleo y la ampliación de suelo industrial en Nules, que posibilite la creación de nuevos puestos de trabajo e instalación de nuestras industrias. Es una medida que no tendrá frutos en el corto plazo, pero hemos de trabajar para el futuro.

--Pero visto lo visto, ¿se puede planificar a largo plazo? ¿Qué espera de los próximos años?

--Espero, por encima de todo, salud. Por lo demás, no renunciamos a ningún proyecto y seguiremos cumpliendo con nuestros compromisos adquiridos con la ciudadanía y que forman parte de nuestra hoja de ruta como equipo de gobierno, pero la situación actual demanda nuevas necesidades y a ellas hemos de hacer frente de forma prioritaria. No hacerlo supondría una irresponsabilidad.

--Ya lo ha mencionado. A lo largo de lo que llevamos de legislatura varios proyectos industriales han salido de un bloqueo de décadas. ¿Qué supondrá para Nules?

--Hemos puesto este asunto como prioridad absoluta para el futuro de Nules, por delante de cualquier otro proyecto urbanístico. Se aprobó definitivamente y se han iniciado las obras del sector 5 --entre Grespania y Huhtamaki-- y estamos avanzando mucho para que industrias como Huhtamaki, Keraben y Stylnul puedan desarrollar también la ampliación de los polígonos que ocupan y sus instalaciones, porque eso va a suponer la creación de empleo y riqueza para Nules y la comarca.

--Una de las apuestas económicas más decididas ha sido Activa Nules, de respaldo al comercio. ¿Considera que han conseguido los objetivos marcados? ¿Qué queda por hacer?

--Sí, sin duda. Creo que la campaña, también acordada en las mesas de reconstrucción, ha sido un éxito y conseguimos poner al comercio local en el centro. Ahora estamos ideando otras campañas que iremos poniendo en marcha en los próximos meses con el fin de seguir promoviendo la compra en nuestros comercios.

--¿Cuál es la asignatura pendiente que quiere abordar antes de que acabe este mandato?

--Que dependa del Ayuntamiento, el desbloqueo de todos los polígonos industriales del término y la mejora de la accesibilidad de los edificios municipales y vías públicas. Que dependa de otras administraciones, donde vamos a insistir y exigir actuaciones, la figura de calidad para nuestra clemenules, la regeneración de las playas o las obras de encauzamiento del barranco Juan de Mora.

--¿Cree que a nivel municipal se podría hacer más para frenar la pandemia del covid-19?

--Creo que dentro de nuestro ámbito competencial, que es bastante reducido en cuanto a sanidad se refiere, hemos adoptado desde el primer momento las medidas oportunas y en la mayoría de casos adelantándonos a las que la propia administración autonómica ha ido tomando después. La población nos ha criticado muchas veces porque no las entendía, pero eran necesarias. Lo hemos hecho, casi siempre, por unanimidad de la junta de portavoces y la responsabilidad de todos los grupos, a los que doy las gracias por haber sabido estar a la altura de unas circunstancias especiales.

"Soy un soñador activo, creo en el poder de cambiar vidas"

--Por la política ha tenido que dejar su profesión. ¿Qué echa de menos de la docencia?

--Siempre he sido un soñador activo y despierto, y creo que desde ambas profesiones --la docencia y la política-- se puede cambiar la vida de muchas personas. Evidentemente, tengo asumido que no cambiaremos el mundo, pero quizás sí podamos cambiarlo para alguien. Soy feliz trabajando por los demás como alcalde de Nules, pero reconozco que echo en falta la docencia, a la que volveré más pronto que tarde.

--Sus amistades tienen un peso importante en su vida. ¿Cómo lleva lo de las distancias?

--Sinceramente, mal. Antes de que se tomasen medidas restrictivas en la tercera ola ya renuncié a cualquier encuentro con no convivientes, y se está haciendo largo y pesado, pero hemos de hacer el esfuerzo, para que, cuando todo pase, no falta nadie en la mesa. Es lo importante.

--¿Nos recomienda un libro?

--El monje que vendió su Ferrari.

--¿Y una serie?

--Juego de Tronos.

--Una canción.

--Eso que tú me das, de Jarabe de Palo, está sonando en estos momentos en mi ordenador.

--Una afición.

--La buena y reflexiva lectura.

--Un plato.

--La paella.