Por segundo ejercicio consecutivo, el Ayuntamiento de Nules denuncia que la deuda que mantiene la Generalitat valenciana con el municipio «lastra las cuentas municipales» y, en consecuencia, la capacidad de gestión del consistorio. En concreto, el alcalde, David García, asegura que «la cantidad pendiente supera los 1,4 millones de euros por subvenciones que están pendientes de pago».

Esta circunstancia llegará al próximo pleno ordinario en forma de moción del equipo de gobierno, en la que exigirán que el ejecutivo autonómico «no ahogue más a los ayuntamientos». García remarca que «este adeudo afectará a la estabilidad presupuestaria, ya que supone casi un 20% del presupuesto anual», del mismo modo que tendrá su reflejo en la disminución del remanente de tesorería, añade García.

Los conceptos que engrosan esta deuda, como detalla, son de lo más variados y afectan a diferentes departamentos e inversiones. Entre las cantidades más importantes pendientes de cobro están la subvención de los proyectos de empleo como el Taller d’Ocupació Nules V (591.739,74 euros), la que corresponde a los Servicios Sociales (209.504,07 euros), la ayuda de los planes Feder para peatonalizar Mascarell (300.000 euros), parte del plan Edificant o la de los itinerarios integrados de inserción sociolaboral, de 133.928,56 euros, por citar alguno de los casos relacionados.

La Generalitat no es la única administración que debe dinero al Ayuntamiento de Nules, como remarca el primer edil. La Federación Valenciana de Municipios y Provincias y la Diputación estarían en esta lista de los morosos.

«La cifra total puede repercutir en la situación económica municipal», dice el alcalde, y se refiere a «ayuntamientos» --en referencia a que afecta también a otros-- para alertar de la «complicada coyuntura» que provocan las deudas.