El Ayuntamiento de l’Alcora da a conocer públicamente que ya negocia con la Sareb la compra de la antigua fábrica Sanchis, un interés en hacerse con su propiedad que ya adelantó Mediterráneo la semana pasada. El principal objetivo, tal y como explica el alcalde, Samuel Falomir, es eliminar la peligrosidad para el entorno que se deriva del estado deteriorado en el que se encuentra el inmueble, que ocupa más de 18.000 m².

Así, el consistorio persigue con la adquisición del edificio poder hacerse cargo del derribo de la vieja manufactura. «Es imprescindible acometer este proyecto para garantizar la seguridad ciudadana», reivindica el primer edil, quien destaca que «lo más urgente es eliminar todo el fibrocemento»

Al mismo tiempo, el primer edil hace hincapié en que se trata de un compromiso del equipo de gobierno adquirido con los alcorinos. Por ello, anuncia que van a «luchar hasta el final» para que el Ayuntamiento se quede con los terrenos, puesto que consideran que «es la mejor opción y la vía más rápida».

No obstante, en el caso de no poder comprar la antigua fábrica, «notificarán al propietario la orden de ejecución para que retire todo el fibrocemento»: «Es una actuación prioritaria y debe acometerse de todas maneras».