L'Alcora se ha estado volcando estos días en la donación de sangre, demostrándose su solidaridad y más en estos momentos que los vecinos saben de la importancia que es ayudar en cualquier ámbito sanitario.

Así pues con el lema La Xarxa més social han sido muchos los alcorinos, así como de localidades de la comarca y alrededores los que han acudido a donar sangre a la capital de l'Alcalatén.

Para ello se habilitó el local de la Asociación de Jubilados y Pensionistas Conde de Aranda de l'Alcora que se encuentra en la zona de la Pista Jardín, al lado de la piscina climatizada.

Los donantes guardaron la distancia interpersonal en todo momento de dos metros y con la mascarilla reglamentaria, siendo atendido por el personal del Centre de Transfusió de la Comunitat Valenciana, en una iniciativa que contó con la colaboración de la Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de la villa ceramista alcorina.

Hay que reseñar como manifestaban los especialistas que atendían a la gente, que las donaciones de sangre en tiempo de pandemia son vitales. Y es que la crisis sanitaria también ha afectado a los Bancos de Sangre que han visto incrementar la demanda de este preciado líquido para todo tipo de tratamientos e intervenciones.

Los bancos de sangre vieron cuando empezó la pandemia y el confinamiento como sus existencias se reducían. Las estrictas medidas de confinamiento de los primeros días, junto con la inseguridad que generaba el simple hecho de salir a la calle o acudir a un centro médico, frenaron la actividad de los servicios de recogida. No obstante, los medios de comunicación se hicieron eco de esta situación y la solidaridad que ha caracterizado esta terrible crisis apareció de nuevo.