En julio de 1974, el empresario castellonense Fernando Ribes (ya fallecido) abrió en Orpesa, subiendo la cuesta de la playa de La Concha, una discoteca que se recuerda aún hoy en día por sus populares fiestas temáticas (sobre todo en sus primeros años) y que no tardó en convertirse en un símbolo y una parada obligatoria durante las noches estivales. UFO’s (cuyo nombre significa ovni en inglés) y verano son dos conceptos prácticamente indisolubles, dos palabras que van de la mano que dan a entender la grandeza de esta sala mítica que para muchos fue la discoteca referente en toda la costa mediterránea, no solo de Castellón.

La discoteca abrió sus puertas en julio de 1974, hace ya 47 años.

Surgida a las puertas de una movida ochenteramovida que vivió de lleno y en la que en sus inicios los discos de vinilo estaban a la orden del día (Dulces 60 era un ejemplo de las numerosas fiestas que acogía) , la evolución de la música que ofrecía es un reflejo de los progresivos cambios que exigían los nuevos tiempos, por lo que de empezar bailando con Los Bravos o Los Brincos, pasó por el funky hasta acabar con ritmos techno con temas más mezclados. «UFO’s tenía un encanto especial. Yo he disfrutado mucho en esa sala, la gente iba realmente a divertirse y se lo pasaba en grande», recuerda Miguel Soler, antiguo jefe de sala y de relaciones públicas.

Una de las primeras sesiones en UFO's, con discos de vinilos y llenos hasta la bandera.

El también antiguo gerente de la tienda Acero 91 en Castelló, ahora afincado en Altea (Alicante) trabajando como arquitecto, destaca que una de las particularidades de la sala es que, estuviesen donde estuviesen los asistentes, «estaba construida de una forma que siempre podía verse el escenario», además de que el ambiente era «magnífico».

Estilo ibicenco a 'lo Pacha'

La calidad del público es algo en lo que coincide el deejay Diego Cuevas, que pinchó seis años en UFO’s: «Lo mejor que tenía era su gente y la fiesta. En aquella época no había ni seguridad, fíjate si había buen rollo que eso es imposible hoy en día». Era una sala que, en cierta forma, guardaba reminiscencias con Pacha. «A mediados de los 80 se hizo una gran reforma donde se hizo muy ibicenca. Tenía mucho que ver con Pacha, era superbonita», rememora.

La terraza de la discoteca se abrió en los 80, tras una gran reforma.

Otro pinchadiscos que pasó por su cabina fue Vicente Añó, que fichó por la discoteca siendo prácticamente un menor. «Yo entré a principios del 92. El año anterior estaba en Área (Benicàssim) y tras una etapa en Siroco en Almassora, vino Miguel Soler y me dijo tú te vienes para arriba conmigo. Entonces solo tenían un deejay», recalca. A final de año se fue a hacer la mili, pero a finales del 94 volvería a la sala.

Los dos coinciden en que el cambio de estilo a la hora de pinchar fue considerable. «Yo empecé pinchando solo funky en UFO's. Cerramos una temporada en invierno y luego cuando volvimos a abrir ya cambió totalmente la música: más techno. Fue un cambio radical. Sí que es verdad que a los turistas no les gustaba mucho el cambio. Eran muy funkeros y no lo asimilaban del todo bien, pero a los españoles les encantó», argumenta Cuevas. «Del 92, con la música cantadita, se pasó a una música mucho más acelerada, dance italiano y música mas agresiva, que es lo que se llevaba entonces. Cambió mucho, era otro tipo de música», define Añó.

Foto de familia de los integrantes del personal de Ufo's.

La discoteca referente del verano

El éxito de UFO’s lo demuestra el hecho de que la discoteca abría todos los días en verano y «todos los días se llenaba». «Eso es totalmente impensable ahora. Había madrileños, catalanes, franceses... El 60% eran italianos en agosto. En verano era sin lugar a dudas la discoteca referente en la costa», opina Cuevas, quien considera que otra característica importante que tenía la sala es que «cerraba más tarde que ninguna y eso también hacía mucho», comenta Cuevas.

Para su colega y amigo Añó, otro factor que corrobora su popularidad es que la gente no dudaba en «recorrer los kilómetros que hiciesen falta y desplazarse aposta hasta Orpesa» para ir a la discoteca, porque entonces «no había nada más allí».

UFO's abría todos los días en verano y todos los días estaba llena.

El legado 'remember'

Tras su última sesión el 25 de septiembre de 1999 (un cuarto de siglo clavado desde su apertura), la discoteca fue demolida a principios de los 2000 (entre 2003 y 2004) y actualmente es un bloque de apartamentos en Orpesa. No obstante, su espíritu aún pervive y sigue a flor de piel a través de los eventos revival.

Uno de los 'revival' más multitudinarios de UFO's tuvo lugar en verano del 2006 en el recinto del FIB.

Hasta la fecha, ha habido 16 fiestas en verano (la primera en 2004 en la plaza de toros de Orpesa y la del 2006 en el recinto del FIB fue una de las más multitudinarias) y tres antes en invierno. «Surgió la idea de montar una fiesta remember con el nombre de UFO’s porque marcó una época, abarcaba mucha gente y me pareció una buena idea recordar una discoteca de lo vivido. Y resulta que acertamos 100%», detalla Cuevas, alma máter del proyecto.

La última fue en el 2019 y, cuando pase la pandemia, adelanta que la intención es que haya más.