Que Peñíscola cuenta con un sinfín de atractivos que la han posicionado como uno de los destinos preferidos del turismo es innegable y evidente. Desde sus kilométricas playas de fina arena dorada, sus calas vírgenes, un patrimonio cultural e histórico de relevancia, su situación geográfica privilegiada al estar sobre un tómbolo y parecer que emerja del mar, hasta el hecho de ser considerado uno de los pueblos más bonitos de España. Todo son bondades y suman puntos en las preferencias de los turistas y, cómo no, de los propios peñiscolanos. A la interminable lista de encantos, hay que añadir ahora la gran duna, de unos 10 metros de altura, que se levanta en la playa Sur y que se ha convertido en un tobogán digno de un parque temático.

La nueva e improvisada atracción ha conseguido fascinar a los más jóvenes, que disfrutan escalando por las laderas del montículo de arena, pero también ha despertado el espíritu aventurero de los progenitores que se animan a compartir momentos de divertimento con sus hijos e hijas y, con grandes dosis de imaginación, emulan a Lawrence de Arabia en sus travesías por el desierto.

6

Una enorme duna de arena se convierte en la nueva atracción en una playa de Peñíscola María José Sánchez

Montículo procedente del dragado del puerto

Nadie, ni posiblemente el Ayuntamiento, podía imaginar el potencial que iba a tener un montón de arena procedente del dragado del puerto. De hecho, el alcalde de Peñíscola, Andrés Martínez, en una reunión telemática mantenida la semana pasada con el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, y con la directora general de Puertos, María Luisa Martínez, aprovechó para recordar a los representantes autonómicos que sería conveniente agilizar la actuación de reponer la arena en las playas de la localidad (para lo que se hizo el acopio, desde el pasado mes de octubre, en la playa Sur).

Ahora, tras comprobar el uso y disfrute que vecinos y visitantes están dando a los más de 25.000 metros cúbicos de arena amontonados y ver que el espacio ha pasado a engrosar la lista de atractivos turísticos de la Ciudad en el Mar, quizá cambie de parecer y no vea tan necesaria la celeridad para hacer desaparecer la duna.