El Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Millars, formado por los ayuntamientos de Almassora, Burriana, Vila-real, la Diputación de Castellón y la Generalitat Valenciana cancela los trabajos de seguimiento, vigilancia y control del visón americano (Neovison vison) por indicación de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica después de que varios agentes medioambientales hubieran capturado dos ejemplares de esta especie exótica a los ríos Palancia y Millars, en este último al término de Torrechiva.

Los animales fueron entregados a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Cardenal Herrera CEU San Pablo de Valencia que tras un primer análisis confirmó la presencia del virus SARS-COV2 en el cuerpo de los dos mustélidos. Ahora para prevenir la salud de los técnicos, agentes medioambientales y guardas rurales del Consorcio río Mijares se ha decidido la suspensión inmediata de la campaña hasta tener un nuevo protocolo que proteja el manejo de esta especie salvaje exótica introducida en los ríos valencianos.

Para controlar la especie exótica la guardería rural del Consorcio río Millars disponía de tres plataformas flotantes, especialmente diseñadas para la especie. Unas trampas que ahora han sido retiradas temporalmente. Cada una se depositaba sobre el agua en lugares donde previamente se había detectado la presencia de los animales mediante el análisis de sus excrementos o las huellas en la orilla del río.

Durante la primera fase las plataformas flotantes incorporaban unas bases de arcilla que permitían obtener las huellas de los animales cuando accedían. Durante la segunda fase y una vez detectadas las huellas instalaban unas jaulas automáticas sobre la misma trampa flotante para capturar los animales. En mayo de 2019 la guardería rural consiguió capturar el primer ejemplar de visón americano en el Paisaje Protegido. Concretamente se trataba de un animal joven atrapado en la zona del medidor, río arriba del azud de los Machos, entre los términos de Almassora y Vila-real. El mustélido fue retirado por los agentes medioambientales de la Conselleria de Medio Ambiente, responsables del manejo de la fauna exótica.

Trampas para detectar visones americanos en el Millars

La guardería rural del Consorcio río Millars detectó de manera oficial la presencia de visones americanos en el Paisaje Protegido del año 2014. Concretamente se encontraron tres ejemplares ahogados en unas nansas ilegales que algunos furtivos habían instalado en el río para capturar anguilas. A raíz de esta cita, el Consorcio contactó con la Consejería para sumar esfuerzos y evitar la dispersión de la especie invasora hacia la zona húmeda, donde podría causar muchos daños a la biodiversidad.

El Consorcio participaba en la conservación del visón europeo

El Consorcio gestor del Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Mijares participó en 2018 en el Life Lutreola España de la Unión Europea bajo la coordinación del Servicio de Vida Silvestre de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica de la Generalitat Valenciana.

El proyecto tenía como finalidad principal salvaguardar el precario estado de conservación del visón europeo (Mustela lutreola) en España donde vive uno de los últimos reductos poblacionales naturales y de mayor viabilidad de esta especie autóctona europea.

El visón europeo es un mustélido catalogado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como en peligro crítico de extinción. Este mamífero habita unos pocos lugares del norte de España, Rumania, Ucrania, Rusia y Francia. El objetivo del Life Lutreola desarrollado el Paisaje Protegido de la Desembocadura del río Millars fue contribuir a la mejora del visón europeo, justamente con la utilización de técnicas efectivas de erradicación del visón invasor estadounidense, su gran competidor y que supone una grave amenaza no solo para el mustélido europeo sino también para muchas otras especies de fauna autóctona en Europa.

Imagen de visones americanos

El visón americano está presente en las comarcas del norte de la Comunidad Valenciana, en los ríos Mijares y Palancia desde los años 90 del siglo pasado. Son de animales huidos o liberados de granjas peleteras ubicadas en las provincias de Teruel y Castellón. Los visones exóticos iniciaron una dispersión lenta, pero continua hacia la zona del Alto Mijares, río Turia, río Jalón y finalmente llegaron al río Ebro. Los animales una vez colonizaron el río Ebro entraron en contacto con el hábitat del amenazado visón europeo.

El Consorcio río Millars con el Life Lutreola estableció su compromiso de colaboración con la Consejería para reducir las poblaciones de visones americanos al Paisaje Protegido y así proteger los últimos reductos de los visones europeos ubicados en el norte de España.

Por los abrigos de visón

El visón americano es un mustélido de pequeño tamaño originario de México, Estados Unidos y Canadá. Hacia finales del siglo XIX se inició la cría en cautividad para abastecer el mercado peletero. La moda de los abrigos de visón llegó a Europa y en la antigua Unión Soviética durante los primeros años del siglo XX y con la moda también se construyeron las primeras granjas peleteras con visones importados de norte-América.

Imagen de un abrigo de visón Mediterráneo

Las primeras explotaciones peleteras se construyeron en España en las provincias de Segovia y Pontevedra en los años 1958 y 1959 respectivamente. Poco más tarde se construyeron las primeras en Cataluña, Aragón y Comunidad Valenciana entre otras comunidades autónomas. Actualmente el visón americano está incluido en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

Las granjas peleteras de Teruel y Castellón

La presencia del visón americano en ríos mediterráneos castellonenses como el Millars o el Palancia se explica por la fuga masiva o la liberación premeditada de miles de ejemplares de granjas peleteras ubicadas en las provincias de Teruel y Castellón durante los años noventa del siglo pasado.

Por ejemplo en 2007 huyeron unos 2.000 visones americanos de un total de 10.000 que había en la granja visones Alto Palancia S.L. ubicada en la población de Viver, en la comarca del Alto Palancia. La granja sufrió el sabotaje de grupos animalistas que con el pretexto de conseguir el bienestar de los animales provocaron liberaciones masivas de efectos extremadamente negativos para el medio natural. El resultado fue la presencia indiscriminada de cientos de visones americanos en todo el tramo medio y bajo del río Palancia.

Este hecho lamentable también se había repetido años antes en el tramo medio del río Mijares. En 1990 se escaparon de la granja Zovimar ubicada en Sarrión (Teruel), varios visones americanos. Los animales estaban abandonados en la explotación después de la quiebra de la empresa. Once años después, un sabotaje en otra granja localizada en la Puebla de Valverde (Teruel), facilitó la liberación de miles de visones americanos que acabaron colonizando el río Mijares.