La alcaldesa de Orpesa, María Jiménez, comienza una ronda de reuniones a pie de calle, desplazándose a los diferentes barrios y urbanizaciones de la localidad costera para recoger in situ las demandas de los vecinos. Tras encontrarse con los residentes de les Amplàries hace unas semanas, ahora ha sido el turno de los ciudadanos de que viven en una zona de Morro de Gos.

Los afectados trasladaron a la munícipe reivindicaciones como mejoras en la vía pública, la regulación del aparcamiento con mes par e impar y cuestiones relacionadas con el alumbrado del distrito.

Además, hicieron hincapié en la regeneración de la playa, que tanto ha padecido los azotes de los últimos temporales. Recientemente, arrancaron los trabajos para ponerla a punto para el verano. Las tareas han empezado más tarde este año, con el objetivo puesto en evitar los daños de los temporales de esta época y que llegue en las mejores condiciones al verano, teniendo en cuenta la escasa llegada de turistas esta Semana Santa por la crisis sanitaria del covid-19.

También reclamaron más campañas de concienciación para promover la recogida de los excrementos de los perros, señala Jiménez. En este sentido, el equipo de gobierno ultima la preparación de un vídeo como nueva iniciativa para hacer frente a esta problemática. Esta se unirá a otras acciones llevadas a cabo para concienciar a los ciudadanos para recoger los excrementos de sus animales y contribuir así a mantener las calles de la localidad más limpias.

La primera edila aprovechó para mostrar a los residentes en esta parte de la ciudad una de las últimas actuaciones que ejecuta el consistorio. Se trata de la remodelación de un solar municipal urbano, «que estaba degradado y lo hemos convertido en parque infantil, párking y espacio canino», apuntó Jiménez, quien escuchará peticiones en todos los barrios.