Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

VISITA DEL PRESIDENTE DE LA GENERALITAT

La residencia de mayores de Vinaròs, un "símbolo" de la Comunitat para Puig

Una vez concluidas las obras, el centro se pondrá en marcha la próxima semana

Ximo Puig y Mónica Oltra, en su visita a la residencia de mayores de Vinaròs.

Ximo Puig y Mónica Oltra, en su visita a la residencia de mayores de Vinaròs.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig y la vicepresidenta i consellera de Políticas Inclusivas, Mònica Oltra, visitaron ayer, junto al alcalde, Guillem Alsina, y la directora de la empresa L’Onada Serveis, Cinta Pascual, las nuevas instalaciones de la residencia para mayores dependientes de Vinaròs, cuyas obras han concluido y está previsto que entre en funcionamiento a partir de la próxima semana. Al acto acudieron invitados los tres anteriores alcaldes de Vinaròs, Jordi Romeu (2007-2011), Juan Bautista Juan (2011-2015) y Enric Pla (2015-2019). 

Puig señaló que esta residencia “es el símbolo del modelo residencial de la Comunitat Valenciana, un modelo de progreso, de solidaridad y justicia social”. El presidente dijo que “durante esta pandemia hemos visto lo importante que es el trato que debemos dar a los mayores. Es una cuestión de dignidad y de decencia de la propia sociedad”. Aseguró que el Govern del Botànic “ha intentado en todo momento generar políticas que favorezcan la calidad de vida de las persones, y en especial de aquellos que son más vulnerables".

145 plazas

Con casi 5.500 metros cuadrados y tres plantas, esta residencia tendrá capacidad para 145 plazas para personas mayores residentes, de las cuales 85 son de titularidad pública, una inversión de 1,8 millones anuales, formando parte del Pla Convivint, como destacó Oltra. La vicepresidenta aseguró que era “un día importante, al ser un proyecto muy esperado que venía de muchos años atrás y que ahora hemos podido materializar”. Destacó que será la primera residencia “que incorpora ya los protocolos de la covid y que responde al nuevo modelo residencial que hemos trabajado en los últimos años en la conselleria”.

Ximo Puig y Mónica Oltra, en su visita a la residencia de mayores de Vinaròs. FLORES

Esto se concreta, según explicó “en que la residencia está estructurada en unidades de convivencia; es decir, en grupos de entre 15 y 20 personas que viven como si fuera en una casa. No hay 200 personas que comen a la vez, si no que està configurado como si fuera una casa, lo cual hace más amables y próximos los espacios”. Luego, existen también los espacios de socialización, en los que los usuarios de las diferentes unidades de convivencia pueden encontrarse y compartir.  Las plazas públicas tendrán además servicios como los de peluquería y podología sin coste añadido.   

Desde 2007

El alcalde, Guillem Alsina, destacó por último que “se trata de unes magníficas instalaciones”  y quiso destacar el trabajo realizado en las legislaturas anteriores, recordando que este proyecto se inició en 2007 con la inclusión de la construcción del centro de día en el Plan Zapatero y después se continuó con múltiples gestiones en años posteriores”. También agradeció a la conselleria de Políticas Inclusivas su labor en la agilización de trámites, a las empresas constructores y a la empresa que gestiona el centro, L’Onada Serveis.  

La residencia de la tercera edad de Vinaròs ha sido posible gracias a la colaboración público-privada. La inversión, a cargo de la empresa L’Onada Serveis, ha sido de 5,3 millones y con  la residencia y el centro de día de la planta baja, Vinaròs tendrá en este edificio 225 plazas para mayores dependientes.  

Su construcción ha sido realizada con módulos prefabricados de hormigón y en las tareas más complicadas se ha trabajado en fines de semana para minimizar las molestias en los actuales usuarios del centro de día. Consta de 54 habitaciones dobles y 37 de simples, baños totalmente adaptados, 4 ascensores y 4 terrazas de grandes dimensiones. 

Entre la residencia y el centro de día serán alrededor de un centenar las personas que trabajarán en este edificio, según explicó la directora de L’Onada Serveis, Cinta Pascual.  

Trasvase Tajo-Segura

En cuanto al trasvase Tajo-Segura, Puig señaló que "es una situación compleja que queremos abordar desde el diálogo. Siempre defenderemos los intereses de los regantes. Pensamos que es absolutamente necesario que el trasvase continue, pero hay que conseguir puntos de encuentro con diálogo. Nosotros tenemos una perspectiva de gobierno.

Lo importante es que haya agua suficiente para regar y que venga delos diferentes recursos que hay para que se garantice agua para siempre, y esto significa la desalinización, mejor depuración y la modernización de los riegos que ya se está produciendo. No queremos hacer ni guerras del agua ni ir a confrontaciones que no llevan a ningún lado. Diálogo pero exigencia, esta es nuestra posición".

Compartir el artículo

stats