Luz verde en Les Corts a la proposición no de ley (PNL) para reclamar al Gobierno que paralice la línea de muy alta tensión (MAT) que planea poner en marcha Red Eléctrica (REE) en la provincia, una autopista eléctrica entre las subestaciones de Morella y Almassora que atravesaría 16 municipios.

La iniciativa salió adelante en la comisión de Medio Ambiente, Agua y Ordenación del Territorio del órgano autonómico con los seis votos a favor del tripartito (PSOE, Compromís y Unides Podem), dos abstenciones del PP y tres no de Ciudadanos (2) y Vox.

Compromís, como impulsor de la propuesta, se congratuló de la aprobación de esta medida, sobre todo tras los «titubeos» del PSOE y la declaración del impacto ambiental que consiguió el proyecto, lo que hacía necesario «dejar clara la posición del Botànic» respecto a esta infraestructura, subrayó la portavoz adjunta de la coalición nacionalista, Mònica Àlvaro, que tiró un dardo a la formación socialista y recordó que «hace poco vetó la votación de esta propuesta en la Diputación».

En caso de que legalmente no se pudiera paralizar el proyecto, la PNL exige usar corredores de infraestructuras para ubicar la MAT (y así disminuir la afección sobre los vecinos y el territorio) y el soterramiento del tendido eléctrico en los puntos de mayor impacto. 

Los 16 municipios por los que cruzará la MAT en Castellón.

"Punto de encuentro entre Red Eléctrica y los municipios afectados"

Desde el PSOE, Francisco Gil pidió alcanzar un «diálogo efectivo» con las localidades que no han obtenido el reconocimiento a sus demandas, como Atzeneta y Sant Joan de Moró. «Pretendemos alzar la voz para que REE y los municipios afectados puedan encontrar un punto de encuentro en el que las dos partes se puedan sentir más o menos satisfechas, ya que no podemos renunciar a la posibilidad de estos acuerdos», dijo.

Cristina Cabedo (Unides Podem) opinó que esta PNL es un «copia y pega» de la impulsada en la anterior legislatura, agradeció a Compromís «volverla a traer» y puso en valor «las innumerables concentraciones» en contra de la MAT, por lo que pidió al ministerio que «se replantee» los informes que elaboran sobre el plan.

Por parte del PP, Elisa Díaz, aseguró que «no entiende cómo van a paralizar el proyecto» y criticó a Compromís por pretender «estar fuera de la ley con esta proposición», ya que «ya hay una declaración de impacto ambiental aprobada por un Gobierno que ellos apoyan». «No venga aquí como defensora del medio ambiente porque el impacto es demasiado malo cuando su propuesta es mucho peor», achacó a Mònica Àlvaro.

Eduardo del Pozo (Ciudadanos) remarcó que es un asunto «verdaderamente complejo» y abogó por alcanzar un «equilibrio» entre «cuidar el medio ambiente y el desarrollo social».

Desde Vox, José Luis Aguirre, destacó que «esta nueva línea favorece a la mayor parte de los municipios afectados» y avisó de que un posible soterramiento es «muchísimo más destructor e invasivo».

Reacción del PSOE provincial

Horas después, desde el seno del PSOE provincial celebraron la unanimidad mostrada por los grupos del Botànic para pedir la modificación de la MAT y señalaron que ahora es «un buen momento» para que la Conselleria de Medio Ambiente asuma sus competencias y trabaje por reducir el impacto que tendrá el trazado sobre el territorio.