Los chiringuitos de playa en la provincia de Castellón empiezan a abrir sus puertas en el segundo verano de la pandemia, marcado por las medidas de la desescalada y las ganas de la clientela de salir y disfrutar del ocio al aire libre.

Es el caso de Burriana, donde ya se ha puesto en marcha la gran mayoría de estos establecimientos de temporada, como el Moloko, que estuvo ultimando el montaje a pie de arena esta semana. También dan ya servicio el Bonkivil y Bamba Beach Club y la Roca, dos terrazas que, junto al QP, se han adelantado a recuperar su actividad para esta campaña.

La novedad se presenta en Benicàssim, que incrementa su número, al pasar de cuatro a siete tras sumarse tres nuevos en la playa Heliópolis, que antes no tenía ninguno, para descentralizar la oferta turística. El primero en estrenar la temporada ha sido el As, de la playa Torre Sant Vicent, casi en el linde con l’Almadrava. Como casi cada verano, este mítico bar es el primero en dar servicio.

En Benicàssim, el primero en abrir ha sido el As, en Torre Sant Vicent. EVA BELLIDO

Nuevas adjudicaciones

Para la apertura de los demás todavía habrá que esperar, pues varios son nuevos adjudicatarios que tendrán que realizar por primera vez la instalación de las acometidas de agua y electricidad en el local.

"Esperamos poder trabajar, ya que la gente tiene ganas de terraza y de disfrutar del verano para, poco a poco, dejar este invierno tan duro"

Aitor Almeida - Responsable de Botavara, Benicàssim

El que repite, con misma gerencia, es el de la playa Els Terrers, conocido como el Botavara de la escuela de vela, que en breve empezará a montar porque suele abrir por San Juan. Y lo hará con expectativas, como todo, adaptadas a la pandemia. «Esperamos poder trabajar, ya que la gente tiene ganas de terraza y de disfrutar del verano para, poco a poco, dejar este invierno tan duro», afirma su responsable, Aitor Almeida.

Para esta campaña, en Benicàssim hubo un gran número de emprendedores interesados en gestionar los chiringuitos, en un procedimiento con más ofertas que nunca. El Ayuntamiento llegó a recibir hasta 16 para optar a la adjudicación de los siete negocios de los arenales de la localidad.

Benicarló tiene un chiringuito en marcha, Moncofa tendrá merenderos y Peñíscola esperará a Semana Santa del 2022

En el lado opuesto a Benicàssim está Peñíscola, otro de los destinos estivales estrella, porque no tendrá ningún bar de este tipo, aplazados para la Semana Santa del 2022. El consistorio los sacó a licitación en marzo, tras 20 años sin esa oferta, para las temporadas 2021-2028.

La dilatación en la tramitación administrativa y en el suministro de materiales para el montaje de los merenderos hacen «inviable» que las instalaciones estén operativas para el verano que empieza.

Moncofa tendrá merenderos que abrirán por San Juan y en Benicarló solo estará operativo el de la Caracola --el resto quedaron desiertos--, y de hecho funciona desde hace dos semanas. En el conjunto de la provincia aumenta el número de instalaciones. Como ya avanzó este periódico, se estima que rozarán los 40. 

Informan M. À. Sánchez y M. J. Sánchez