De albergar el fósil de tejón más antiguo de Europa a estar abandonado. Así ha evolucionado el yacimiento de Casablanca de Almenara, conocido como la Atapuerca valenciana por la importancia de los hallazgos (algunos tienen alrededor de un millón de años) y porque una parte de la fauna hallada allí es muy parecida, e incluso en algunos casos idéntica, a la documentada en el famoso yacimiento de Atapuerca. 

No obstante, poco o nada queda actualmente del yacimiento de Almenara en comparación a cómo estaba cuando en el 2009 alcanzó popularidad nacional al descubrir allí los restos del tejón más viejo del continente, el Meles cf. Thorali, cercano a los cuatro millones de años de antigüedad

Es el SOS que lanza el paleontólogo que lideró las excavaciones por aquel entonces, Andrés Santos, quien critica que, más de una década después, el estado de esa fuente de fósiles de Almenara, situada debajo del antiguo vertedero de Els Estanys, dista mucho del de su mejor época.

«A pesar de la importancia de los yacimientos y el riesgo de deterioro, la Dirección Territorial de Cultura (Conselleria) y la Diputación tienen olvidado desde hace años este enclave», recrimina el experto, que reivindica que también registraron allí el descubrimiento de una nueva especie de musaraña, lo que pone de relieve que los resultados de las excavaciones fueron «espectaculares» durante muchos años.

Los paleontólogos critican que actualmente el yacimiento está abandonado. Miguel Ángel Sánchez

Hasta el punto de que estudios de la época en el yacimiento llegaron a documentar restos de hasta 150 especies diferentes, incluidas ciervos o linces.

Estudio científico

Santos expone que investigadores del Departamento de Geología de la Universidad de Valencia y el Museu Valencià d’Història Natural elaboraron un estudio en el 2013 en el que indicaban que los «numerosos impactos» que amenazan la integridad de este lugar, como el enterramiento por vertido de residuos en la zona del vertedero, por ejemplo, ponen de manifiesto la «urgente necesidad» de proteger el emplazamiento con alguna figura legal.

Ante esa situación, «dado el enorme potencial turístico y educativo del entorno», proponen como solución declarar el enclave donde está la antigua cantera de la Muntanyeta Blanca de Almenara como «monumento natural, sitio de interés o paraje natural municipal».

La alcaldesa, Estíbaliz Pérez, destaca que el Ayuntamiento limpiará el antiguo vertedero que cubría el yacimiento para construir un párking y así evitar que los coches aparquen en la entrada al paraje de Els Estanys. «Habrá comunicaciones y autorizaciones de Medio Ambiente y Patrimonio, ya que no queremos derruir nada, solo limpiar la zona», argumenta.