El pleno sobre el estado de la ciudad celebrado ayer en la Vall d’Uixó fue la plataforma escogida por la alcaldesa, Tania Baños, para realizar varios anuncios de relevancia. En especial en materia de infraestructuras, como el inicio de los trámites para licitar la redacción del proyecto de ejecución del puente para unir los polígonos industriales, un avance significativo en unas obras imprescindibles para ampliar el suelo disponible para la instalación de empresas.

Esta no es la única iniciativa que está más cerca de ser una realidad. La primera edila aseguró que la oficina técnica de Urbanismo está redactando el plan de reconstrucción del CEIP Rosario Pérez. Como avanzó Mediterráneo, la Conselleria de Educación ultima la delegación de competencias para incluir esta obra en el Edificant. De hecho, la munícipe afirma que este trámite «es inminente», lo que garantizaría que la remodelación integral de ese centro educativo podría ser una realidad antes de acabar el actual mandato. De la misma forma que el equipo de gobierno espera que la piscina de Sant Josep pueda reabrir sus puertas en el verano del 2022. Para hacerlo posible, ya están trabajando en la elaboración de un estudio de remodelación integral de ese recinto, que tiene graves problemas estructurales, sobre todo en el vaso de la piscina.

Negociaciones y más ayudas

Tania Baños aseguró que el Ayuntamiento y la Generalitat valenciana se encuentran negociando los detalles para el traspaso de la gestión de la residencia de mayores, Llar Sagrada Familia, y confirmó que van a firmar un convenio con la Diputación de Castellón para mejorar la accesibilidad del paraje de Sant Josep y de les Coves.

En cuanto a acciones para mitigar los efectos de la crisis económica derivada de la pandemia, confirmó que, también a través de la Diputación, el consistorio va a distribuir 180.000 euros más en ayudas directas entre el sector hostelero de la ciudad, con cuyos representantes se reunirán la próxima semana para concretar este tipo de acciones de respaldo.

En el pleno no fueron todo anuncios. Hubo una valoración del último año de gestión, clara y, por momentos, duramente cuestionada por los grupos de la oposición. En este apartado, Baños incidió en que «la prioridad de este tiempo ha sido la gestión de la pandemia», para la que «no se han escatimado esfuerzos personales y económicos», en especial en áreas tan sensibles como servicios sociales o la Llar Sagrada Familia, donde se marcaron «el objetivo de que no hubiera ningún contagio», lo que han «conseguido».