Los cazadores de l’Alt Maestrat y Els Ports se han unido para firmar una carta dirigida a la Conselleria de Medio Ambiente exigiendo más medidas contra la sarna sarcóptica, sobre todo después de que el avance sin control de la enfermedad ha matado ya al 50% de la cabaña de cabras en Els Ports

La principal petición que solicitan en la misiva, a la que ha tenido acceso este rotativo, es el refuerzo del protocolo para luchar contra la enfermedad. «Valoramos positivamente los pasos dados hasta el momento, pero la Generalitat tiene que dotar de más recursos, no puede fiarlo todo a la buena voluntad de los cazadores», denuncia el presidente de la Sociedad de Cazadores de Benassal, Jorge Badal, impulsor del escrito dirigida a la titular del área.

En este sentido, Badal señala que los cazadores no son ni tienen que ser los únicos que combatan la enfermedad. «Conselleria debe dotar a su personal de la responsabilidad de luchar contra la pandemia», subraya. La principal reivindicación, detalla, es la falta de medios materiales y humanos. «No es normal que forestales y técnicos autonómicos hagan censos de cabras sin bajar del coche y los cazadores que actuamos por afición seamos quienes gastemos nuestro tiempo y dinero para repartir el pienso medicalizado y abatir los animales afectados», explica.  

Más del 80% en zonas limítrofes con Teruel y Cataluña

"En áreas de la Tinença, Teruel y la parte catalana del macizo de Els Ports la sarna ha extinguido prácticamente todos los animales. Si no actuamos en serio aquí, nos pasará lo mismo"

Jorge Badal - Presidente de la Sociedad de Cazadores de Benassal

El avance sin control de la enfermedad en la fauna salvaje en Els Ports y la Tinença de Benifassà ha diezmado la cabaña de cabras del norte hasta el extremo de que en esta primera comarca han perdido la mitad de sus ejemplares y en zonas limítrofes con Teruel y Cataluña la pérdida en puntos concretos supera el 80%. «En áreas de la Tinença, Teruel y la parte catalana del macizo de Els Ports la sarna ha extinguido prácticamente todos los animales. Si no actuamos en serio aquí, nos pasará lo mismo», insiste Badal.

En el argumentario que han hecho llegar a la administración autonómica destacan el daño medioambiental y económico que la enfermedad causará en el territorio. «Si desaparecen los animales, los cotos privados perderán el incentivo en cuidar del territorio y los cazadores populares no podemos llegar a todo», apuntan. 

Los cazadores locales insisten en la importancia del trabajo realizado en las montañas durante décadas. «Actuamos por afición, limpiamos pistas, aseguramos balsas de agua para la fauna, tenemos mucho apego por el territorio, pero necesitamos más implicación por parte de Conselleria, solos no podemos pararlo», claman.