Tras al estela del éxito cosechado con la celebración de los días grandes de las fiestas patronales en honor de la Virgen de la Ermitana, este fin de semana continúa la programación en Peñíscola con una nueva edición del festival RocArt. El evento se enmarca en la iniciativa La Mar de Festa y complementa la variada e intensa agenda cultural y de ocio que llena el mes de septiembre de interesantes propuestas para todos los públicos.

Conciertos, exposiciones, visitas guiadas y teatralizadas, museos efímeros en distintos puntos de la ciudadela, teatro, conferencias, proyección de audiovisuales y performances son algunas de las actividades de la segunda edición del certamen artístico que transforma el casco histórico de la Ciudad en el Mar en un magnífico escenario. De hecho, el alcalde, Andrés Martínez, ha destacado la interesante simbiosis entre el evento y su localización en el casco antiguo del municipio: «Peñíscola aporta un escenario y patrimonio únicos; los artistas del RocArt, el alma para este evento multidisciplinar».

El alcalde y las representantes festeras disfrutan del RocArt. M. J. SÁNCHEZ

Jazz, museo efímero y Espido Freire

RocArt arrancó el viernes en la plaza Santa María con, entre otras sugerentes actividades, el concierto de jazz en vivo de la Jove Dixieland Band, la inauguración del museo efímero y la conferencia sobre novela histórica de la afamada escritora Espido Freire, en el salón gótico del Castillo.

Ayer, los nostálgicos de la música pop de la década de los 70 y el público en general disfrutó de un delicioso vermut musical a cargo de Paul Kazan Dúo y, al caer la tarde, se ofreció en la Casa del Agua un recorrido por las diferentes expresiones artísticas del Festival.

La actuación de Giulia y los Tellarini, autores de la banda sonora de la película de Woody Allen, Vicky, Cristina, Barcelona, amenizó la velada a la luz de la luna en el parque de artillería. 

Más de cincuenta actividades conforman la programación del festival que continúa hasta mañana, y que son de recomendable asistencia, pues, en solo dos citas anuales, el evento ya se ha posicionado como un recurso turístico y cultural de referencia.