Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INICIAN LA REMODELACIÓN DEL VIAL

L'Alcora reforma una de sus principales arterias

Mejoran la seguridad y la accesibilidad de la calle Grangel Girona

El alcalde y varios ediles comprobaron los trabajos en este vial de l'Alcora.

L’Alcora inicio ayer la remodelación de la calle Enrique Grangel Girona, desde el colegio Comte d’Aranda hasta el vial Azulejera, un proyecto que asciende a 800.000 euros y cuenta con un plazo de ejecución de seis meses. La actuación servirá para mejorar la accesibilidad, la seguridad y las condiciones de circulación, tanto para viandantes como para vehículos.

El alcalde, Samuel Falomir, que ayer fue a ver el inicio de obra con parte de su equipo de gobierno, afirmó que se trata de uno de los "grandes retos urbanísticos" de la capital de l’Alcalatén y se enmarca dentro de l’Alcora 2021-2030, el plan de transformación de la localidad durante los próximos 10 años.

Unas semanas antes del comienzo de los trabajos, el primer edil envió una carta a los vecinos para pedirles paciencia y disculpas por las molestias que puedan causarles los mismos. Asimismo, el consistorio ha facilitado un correo electrónico a la ciudadanía, alcora@alcora.org, para que puedan trasladar de forma directa cuestiones, dudas, quejas y sugerencias que puedan surgir por las obras.

El proyecto

La calle Enrique Grangel Girona, una de las principales arterias de la localidad --situada en la parte noreste del casco urbano-- tiene una estructura antigua, con aceras muy estrechas que dificultan la circulación de las personas, obligando a que tengan que hacerlo por la calzada. Además, presenta varios estrechamientos y es de doble sentido.

Debido a estos motivos, el Ayuntamiento ha decidido llevar a cabo la renovación de la calle, y opta por redistribuir los espacios ocupados por peatones y vehículos cara a mejorar la accesibilidad, la seguridad y las condiciones de circulación, tanto para los viandantes como para los vehículos. Para ello, se ampliará la anchura de las aceras y la calzada será de dirección única para el tráfico.

El proyecto, como explicó el concejal de Urbanismo, Julián Tena, seguirá la línea de una de las actuaciones urbanísticas más importantes de la última década, la remodelación de las calles San Francisco y Arzobispo Gasch, que se ejecutó en el año 2017. 

Compartir el artículo

stats