Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

INICIO DE LA TEMPORADA

'Fiebre' por las setas en el interior de Castellón con un aluvión de buscadores

Los municipios piden respeto por el entorno y por las fincas privadas, a las que instan a no acceder. Carnicerías y gasolineras de estas zonas también agradecen el impacto económico de los recolectores

Vehículos y recolectores de todas las edades se dan cita desde primera hora de la mañana a los pies de los montes para dar inicio a la jornada de búsqueda.

Centenares de buscadores de setas se desplazaron ayer a los montes del norte de la provincia en el primer gran fin de semana de la temporada del robellón. Tras un año de parón por las restricciones a la movilidad del 2020, la fiebre por salir a buscar setas se ha traducido en un aluvión de visitantes para los pequeños municipios de las comarcas de interior de la provincia.

Las pistas forestales que dan acceso a los montes públicos del norte de la provincia se llenaron desde primera hora de la mañana de ayer. Las localidades que más presencia de boletaires recibieron fueron las que se encuentran en cotas más altas, así Portell, Vilafranca o Morella recibieron buena parte de los buscadores que optaron por el territorio castellonense mientras que en los vecinos montes de Teruel la mayor afluencia se dio en municipios como Cantavieja, Iglesuela o Mosqueruela. 

Los buscadores ocuparon las pistas forestales de acceso a los montes para estacionar sus vehículos. ORTÍ

La previsión de llegada de tantos visitantes hizo que las autoridades locales pidieran civismo a lo largo de la semana. En este sentido se pronunció el alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés: «Los primeros robellones siempre son los que más apetecen, disfrutemos de la temporada con respeto al medio ambiente y a las propiedades privadas a las que no se puede acceder sin permiso». En un sentido prácticamente idéntico se expresa la alcaldesa de Vilafranca, Silvia Colom, «podemos disfrutar todos del monte público respetando las normas básicas de conducta y sin entrar en masías o fincas, hay espacio para todos». 

Unos llamamientos a los que, como informó Mediterráneo, se adelantó la Asociación Micológica de Castellón, (ASMICAS). En este sentido se pronunció su presidente Félix Aparisi. «Ahora tenemos más restricciones, por parte de los propietarios de fincas privadas y cotos micológicos, por culpa de la recolección indiscriminada, este es la principal diferencia con respecto a otros años», destacó. «Esperamos que la gente no incumpla las normativas, respecto a la circulación por pistas y sobre la entrada en terrenos privados, o si con cotos, con la previa compra de permisos», advirtió Félix Aparisi.

Economía

Los pueblos del interior reciben con los brazos abiertos a los foráneos que suben a pasar la jornada en sus montes. La temporada de setas lleva aparejada una actividad económica nada desdeñable una vez finalizada la época estival. En este sentido se pronuncian hosteleros y comerciantes que tienen en los buscadores importantes clientes de fin de semana. «Por un lado, los restaurantes aumentan sus pedidos porque tienen más reservas y por otro, son muchos los buscadores que pasan por la carnicería a comprar carnes y embutidos de la zona antes de volver a casa», explica Noel, de Carns Noel de Vilafranca. 

En una línea similar se expresa Eva Martínez, que trabaja en la gasolinera de Vilafranca, «durante estos meses, los fines de semana hay un aumento de clientes muy importante que llena el depósito aquí después de los días de robellón». Además, bares y restaurantes de Els Ports ven incrementados sus comensales por quienes buscan menús en los que los preciados hongos sean los protagonistas.

Compartir el artículo

stats