Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primer municipio en adoptar esta medida en castellón

Sant Jordi, pionero en sumar vigilancia privada en el campo

El objetivo es evitar el robo de algarrobas en un término amplio con fincas diseminadas

El guarda rural de Sant Jordi dedica la totalidad de su jornada a labores de vigilancia que se refuerza con personal privado.

El guarda rural de Sant Jordi dedica la totalidad de su jornada a labores de vigilancia que se refuerza con personal privado.

El Ayuntamiento de Sant Jordi suma seguridad privada para colaborar con la Guardia Civil en la vigilancia y control de los campos para evitar, por ejemplo, los robos de algarrobas que ya se producen en plena campaña. Una decisión, indicaron desde el consistorio, pionera en el ámbito provincial.

El alcalde de la localidad, Iván Sánchez , incidió en que «la seguridad resulta fundamental para garantizar la calidad de vida en cualquier pueblo. En los de interior estamos en desventaja porque solemos tener términos municipales muy grandes con explotaciones agrícolas muy diseminadas y con cuerpos de seguridad a mayor distancia que en las poblaciones costeras». Por este motivo, justificó el primer edil de Sant Jordi, «he decidido reforzar el trabajo de nuestro guarda rural con la contratación de una empresa privada mientras sea necesario».

El alcalde anunció la medida en la reunión con representantes del Consejo Agrario local, el grupo ROCA de la Guardia Civil y de la Sociedad de Cazadores para colaborar en el mejor control del territorio y la prevención los hurtos.

Así, Sánchez informó de que el trabajo del guarda rural del pueblo se ha reforzado con la contratación de un vigilante privado durante el tiempo que se requiera. También, dijo el alcalde, se ha buscado sinergias con el Ayuntamiento de Vinaròs y se ha ofrecido la máxima colaboración a los representantes de la Guardia Civil, que también están haciendo un esfuerzo especial para evitar pérdidas económicas a los productores de algarrobas del pueblo, un cultivo que en los últimos años ha ganado en valor al subir los precios en el mercado nacional.

Colaboración

El máximo responsable de Sant Jordi pidió «la máxima colaboración de vecinos y agricultores para evitar esta oleada de robos que perjudica a muchas familias del pueblo». Además, agradeció a la Sociedad de Cazadores que aporte un vehículo «para patrullar mejor los terrenos agrícolas de nuestro término».

El refuerzo de las inspecciones, el guarda rural dedica todo su jornada a este menester, «ya ha comenzado a dar sus frutos». Así, el propio Sánchez estuvo en la primera detención con el grupo ROCA y con la propietaria de una finca en la que habían entrado a robar algarrobas. Un problema, afirmó, «cada vez más grande». 

Compartir el artículo

stats