Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Polémica en las redes y en el barrio

¿Es una chapuza o es el nuevo diseño de la calle San Jaime de Almassora?

Un tuit sobre el avance de los trabajos despierta la curiosidad y abre el debate entre los vecinos

Video del desajuste entre dos tramos en el que no coinciden sus extremos en la calle San Jaime de Almassora. FRANK PALACE

Uno de los puntos de la actual obra de la calle San Jaime de Almassora ha despertado la curiosidad y el debate entre los vecinos de la localidad. El desencadenante ha sido una publicación en la plataforma Twitter de una cuenta parodia del Ayuntamiento de Almassora, perfil que compartió una fotografía realizada desde lo alto en uno de los edificios de la zona, en el que se aprecia un desajuste entre dos tramos inacabados del borde de la calzada en el que no coinciden sus extremos. Ironizaban sobre el resultado atribuyéndolo a los personajes de cómic de Ibáñez 'Pepe Gotera y Otilio'.

Desmentido de la empresa constructora

El equipo de la empresa Becsa, responsable del correspondiente proyecto de la calle San Jaime ha dado su versión sobre las comentadas actuaciones que han levantado controversia y respuestas irónicas. El encargado de obra desmintió por completo que se trate de un error urbanístico o de construcción, ya que existe “un plan de pavimentación concreto ya diseñado por los arquitectos que nosotros simplemente hacemos”, asegura al periódico Mediterráneo.

En esta imagen se aprecia un desajuste entre dos tramos en el que no coinciden sus extremos. FRANK PALACE

La explicación que ofrece es que la calle “no tiene la misma amplitud desde el inicio hasta el final” por lo que unir estos dos bloques, los cuales parecen que no cuadren a simple vista, provocaría que los pavimentos “hiciesen zigzag en mitad de la travesía”.

Cuando termina un primer bordillo “empieza una zona de la avenida con forma cuello de botella”, afirma el trabajador. Toda la calle va reduciéndose poco a poco, por eso se ve una especie “de escalón y parece un fallo, pero no tiene nada que ver”, porque si fuese así “ya me estaría encargando yo de que estuviese solucionado”, reconoce el constructor.

Diseño urbanístico

A su vez, la concejala de Urbanismo de Almassora, Carmina Martinavarro, también incide en que esta zona forma parte “del diseño y de las características propias de la calle”.  

"No se trata de un error. El avance de las obras, que están inacabadas, forma parte del diseño y de las características propias de la futura calle"

Carmina Martinavarro - Concejala de Urbanismo de Almassora

decoration

Así, este tramo urbanístico, el cual está inacabado, “es justo un punto de transición entre la parte ancha de la calle a una más estrecha, por lo que es muy diferente el tratamiento de ambos lados”, detalla la edila, coincidiendo con la argumentación ofrecida por el propio encargado de obra.

La pregunta que ahora se suscitan los vecinos es: "¿Cómo se podrá disimular este bordillo irregular?", se pregunta un joven residente cerca de esta calle. El responsable de la reforma explica que incluirán tres árboles, los cuales forman parte del plan de diseño arquitectónico de la futura calle San Jaime.

Otra vecina de la zona, de una de las calles paralelas a la vía en proceso de remodelación, se muestra indignada, pero entre risas, que “más vale que lo hagan bien, ya que llevan tiempo trabajando en esto”.

Nuevo concepto de vial

El departamento de Urbanismo diseñó un nuevo concepto de vial que reduce el tamaño de la calzada para ceder espacio a una zona ajardinada y aceras amplias que garantizan la accesibilidad de personas con discapacidad, carros de la compra y de bebé. Además, en esta vía está ubicada una guardería.

Por otro lado, el carril bici se incorporará a la red de itinerarios ciclistas de Almassora mediante vía segregada y la calle mantendrá espacios de aparcamiento.

Imagen aérea desde un edificio sobre el desajuste entre dos tramos en el que no coinciden sus extremos en la calle San Jaime de Almassora. FRANK PALACE

El poder de viralizar

Hace unos días también se hizo viral en redes sociales la cómica escena en la Plaza de Toros de Alcalá de Henares con un vídeo, que responden también en el mismo tuit de esta foto de Almassora. Los operarios encargados de pintar las líneas de tercio se "hicieron un lío" fruto de su descoordinación, provocando al momento las carcajadas entre los asistentes.

Este es otro de los ejemplos donde el poder de las redes sociales es irremediable. Sin embargo, casos como el de Almassora evidencian la necesidad de que, a pesar de ser un incidente que apuntaba a gracioso, también es imprescindible contrastarlo y comprobar su veracidad.

Compartir el artículo

stats