Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEMORIA HISTÓRICA

La historia del burrianense para el que Ximo Puig pide una calle en París

Amado Granell comandó la primera unidad de los aliados que entró a liberar la capital gala de las tropas nazis

Portada del periódico francés Libération tras la liberación de París, con Amado Granell el primero por la derecha

El CMC La Mercé de Burriana acogió el pasado lunes un acto muy especial: el reconocimiento a Amado Granell y a toda su compañía por ser los primeros en entrar a París y liberarla de las tropas de Hitler. Este es el hito, pero la figura de este comandante burrianense encierra mucho más, ya que su trayectoria vital habla de valores férreos en la lucha por la democracia y contra el fascismo. Tanto es así, que el president, Ximo Puig anunció que ha enviado una misiva a la alcaldesa de la capital gala, Anne Hidalgo, (nieta de republicanos exiliados) para solicitar la dedicatoria de una calle en la ciudad y la colocación de un busto del militar o una placa conmemorativa que recuerde su figura en los actuales 'Jardines de los Combatientes de La Nueve', al lado del Sena.

¿Quién fue Amado Granell?

Amado Granell fue el capitán que encabezó la entrada de los aliados en París para liberarla del ejército nazi invasor.

Nacido en Burriana en 1898, pasó la primera etapa de su vida en la capital de la Plana Baixa hasta que se alistó en la Legión en 1921, donde se le destinó a la 18ª Compañía de la Quinta Bandera y posteriormente, en septiembre de 1936, se alistó en el Ejército Voluntario. Poco a poco fue escalando puestos en el escalafón militar y en 1938 ya figuraba como el jefe de la 49ª Brigada Mixta. Y al frente del batallón 193 estuvo en Benicarló luchando contra las tropas de Franco.

Ya en la II Guerra Mundial entró en la División Leclerc, en la que había más de 2.000 españoles republicanos exiliados y con el desembarco de Normandía entró en Francia el 1 de agosto de 1944. La noche del 24 de agosto de ese año tiene lugar el acontecimiento más relevante y que casi queda en el olvido: El teniente Granell, al frente de la novena compañía de la segunda División Blindada, entra en París en lo que significa el principio del fin del nazismo.

Amado Granell comandó la primera unidad de los aliados que entró a liberar la capital gala de las tropas nazis

La heroicidad no queda solo en este hecho simbólico, sino que el militar asume el mando de la plaza para defender el Ayuntamiento de la capital contra los soldados alemanes que aún estaban dispuestos a combatir, hasta la llegada del grueso de las fuerzas de la Francia Libre, al mando del general Leclerc. 

Finalmente, este “héroe del siglo XX”, tal y como lo calificó en el homenaje la consellera de Participación, Rosa Pérez, jugó un papel relevante entre 1946 y 1950 como intermediario entre los monárquicos y el Gobierno de la República en el exilio. Murió en un accidente de tráfico cerca de Sueca en 1972. 

Compartir el artículo

stats