Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UN PASEO POR LOS NOMBRES DE NUESTRA PROVINCIA (II)

L'Alcora, Atzeneta, Vistabella... ¿Qué significan los nombres de los pueblos de la comarca de l'Alcalatén?

Tras desgranar el origen toponímico de las comarcas, el profesor Vilarroig se centra en esta segunda toma en la procedencia de los nombres de los nueve municipios de l'Alcalatén

Montaje con tres imágenes identificativas de los municipios de l'Alcora, Atzeneta y Vistabella. Mediterráneo

Si en la primera entrega examinamos el nombre de las distintas comarcas, ahora nos detendremos en la de l’Alcalatén, cuyo nombre significa "dos castillos" (del árabe, al-qala’a, castillo). En concreto, vamos a analizar los nombres de los pueblos que conforman este territorio, y su origen hasta donde podamos. Porque ya vimos que en esto de las etimologías de la toponimia hay mucha incertidumbre. Los ordenaremos en tres grupos, según si el origen de estos nombres sea mejor o peor conocido.

La capital de l’Alcalatén es l’Alcora, que quiere decir "la casa o las casas". El comienzo de las palabras árabes en al- (Alcora, Almenara, Alcossebre) son el artículo determinado en castellano ("el o la"). La segunda parte de la palabra, qura, hace recordar la palabra al-quería (aún hoy en el árabe moderno alqarya es la ciudad). 

De origen árabe es también el nombre de Atzeneta, que procede de los Zenatas, una tribu bereber del norte de África (cuya etimología, a su vez, significa algo así como "los que envían los hilos"). Es probable que se tratara de la emigración de toda una población, o al menos el lugar de procedencia de los guerreros que conquistaran aquellas tierras.

Otros topónimos no requieren conocimientos especiales del árabe, como son Figueroles o Vistabella. Figueroles parece bastante claro que se refiere a "higueras pequeñas", y que seguramente se encontrarían en los alrededores de la población. Figuerola viene del valenciano figa ("higo") y este a su vez el latín, fica. El nombre de figuera está tomado, por lo tanto, de su fruto.

Vistabella es un nombre también significativo de suyo, aunque resulta prácticamente imposible saber si lo bello que da nombre al municipio se refiere a que dicha población es bella a la vista del que se le acerca o si la vista de los parajes que circundan el pueblo son bellos. La partícula vista seguida de algún nombre elogioso es común en otras poblaciones (Vista Alegre, Vistahermosa o Buenavista). Nuestra Vistabella lleva añadido al nombre el apelativo «del Maestrat». Siempre que esto sucede es, como adivinará el lector, porque existe una población con la misma denominación en alguna parte de España. En el caso que nos ocupa hay, al menos, otra Vistabella en Zaragoza.

Otras localidades de l’Alcalatén no tienen un nombre de significado tan claro. Por ejemplo, el topónimo de Llucena parece provenir de un nombre propio latino: Lucius (de donde viene Lucio o Lucía). Lo que es ya prácticamente imposible saber es quién sería este tal Lucius que dio nombre a toda una población. ¿Un delegado de Roma? ¿Un personaje famoso de la época? ¿El fundador de la población? El apelativo del Cid está para distinguirla de otras Lucenas en España, aunque la relación de este municipio castellonense con el Cid sea dudosa. 

El nombre de Costur todo apunta a que procede de que la población serviría de puesto de guardia o vigilancia (custodia) para un camino romano que pasaba cerca. De Custodia derivó a Custoria, y de ahí finalmente a Costur por la arabización de la palabra. 

Para Benafigos hay varias teorías. Unos dicen que tiene que ver con el árabe (ben, "hijo de") y luego un nombre propio o quizá de nuevo la palabra latina fica. Otros buscan una explicación más sencilla en el latín: penna ("roca, peña") y fictus ("hito, mojón fronterizo"), cuyo sentido sería, por tanto, «roca que sirve de hito fronterizo». Otros aún harían derivar la palabra del ibero. 

Mayor complicación o parecida tienen las raíces toponímicas de Xodos o les Useres. Por ejemplo, el nombre de Xodos algunos lo hacen provenir de Chous, y este a su vez de Iupiter o Jovis. La práctica imposibilidad de determinar el nombre arábigo o latino hacen pensar que se trata de un topónimo genuinamente previo a la romanización.  

De les Useres tampoco conocemos el origen exacto del nombre: para unos vendría de iusaria ("baja", en relación a "una loma baja" o algo parecido), para algunos de Osera, para otros de la palabra ulicetum ("lugar de brezos") o incluso del latín hordeum (que en valenciano da ordi: "cebada"). Resulta cuanto menos curioso que en castellano el nombre sea Useras, mientras que en valenciano conserve un artículo: les Useres. ¿A qué se deberá? Quizá sea una pista para que alguien definitivamente arroje un poco de luz. 

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Recuerda que con la entrada en vigor de la Normativa Europea PSD2 se requiere un doble proceso de validación a la hora de realizar la transacción.
Te recomendamos tener a mano tu móvil.

Compartir el artículo

stats