La plaza de España de Llucena concentró ayer a numerosos vecinos y aficionados que no quisieron perderse la vuelta de los bous al carrer, con la previa la medianoche del viernes al sábado, con una entrada de vaquillas al estilo lucenense y un toro embolado de la ganadería de Hermanos Bellés.

La jornada sabatina estuvo marcada por una alta afluencia tanto a mediodía, en la tradicional entrada de vacas, como por la tarde de la exhibición de las mismas de la ganadería de Germán Vidal, de Cabanes. La exhibición de dos astados cerriles fue el plato fuerte de la jornada festiva, en el día de la Comunitat Valenciana. Uno, Quesero, del hierro de Arcadio Albarrán adquirido en la finca de Sergio Centelles, de Catí. Por eso, se realizó un minuto de silencio en honor al padre de Sergio, Guillermo Centelles, fallecido recientemente en la finca por la cornada de toro.

El alcalde, David Monferrer, participó en el homenaje a Guillermo Centelles. GOZALBO / APARICI

Seguidamente, se probó el otro astado, Beato, del ganadero Manolo Beltrán. Ambos animales fueron embolados por la noche.

El municipio recuperó así los actos que, en condiciones normales, debían haberse celebrado durante las fiestas de agosto y el día del patrón, San Hermolao, cuando sí se organizaron actuaciones musicales. Desde el consistorio resaltaron la gran participación de gente, especialmente la noche del viernes, en un acto que, junto a Arañuel, «convirtió a nuestro pueblo en el primero en celebrar la vuelta del toro a la calle». 

Por otra parte, se inauguró una exposición de maquetas a cargo de Marcel Abril en el salón de la ciudadanía del ayuntamiento.

Los actos taurinos continuarán hoy con la entrada de vaquillas del hierro de Fernando Mansilla (13.00 horas) y su posterior suelta (17.30 horas). La traca final pondrá el broche de oro a los festejos.

Buenas sensaciones

Por su parte, en Arañuel, ayer se celebraron tres actos taurinos. El alcalde, Justo Palomares, aseguró que se vivió un «lleno histórico». «Había muchísima gente porque había muchas ganas», dijo. El munícipe indicó que, a falta de presencia de cuerpos de seguridad, hicieron lo posible por velar por el cumplimiento de la normativa covid y confió en recuperar con normalidad los cuatro períodos taurinos habituales el próximo año.