Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cisne blanco 'perdido' en la playa de Benicàssim

Los expertos aseguran que es probable que el ejemplar se haya escapado de alguna propiedad privada

Un ejemplar de Cisne Mudo en Benicàssim

Un ejemplar de Cisne Mudo en Benicàssim

La víspera del festivo del 12 de octubre ha dejado una estampa peculiar en la playa Heliópolis de Benicàssim. El protagonista de la escena ha sido un bonito cisne blanco que ha sorprendido a todos los vecinos de la zona cuando se bañaba tranquilamente y en solitario a pocos metros de la costa.

Expertos en animales marinos, más concretamente del servicio de rescate de fauna marina de la Fundación Oceanogràfic, han afirmado a Mediterráneo que se trata de un Cisne Mudo.

No es habitual ver a este tipo de animales en la Comunitat Valenciana, y menos en alguna de sus playas, ya que se trata de un ave propio de agua dulce.

En este caso es muy probable que el ejemplar se haya escapado de alguna propiedad privada, ya sea algún parque o recinto, ya que solo en contadas ocasiones estos cisnes llegan a algunas costas catalanas pero sucede cuando las temperaturas en Europa son mucho más bajas. Además, la cercanía que ha mostrado y su poco pudor a las fotografías de los vecinos que se han acercado a la playa puede ser también un síntoma de que el animal está acostumado a tener gente cerca.

Hasta el lugar de los hechos se ha desplazado una patrulla de la Policía Local de Benicàssim, aunque el aviso ha entrado al 112 por un vecinos extrañado.

Un ejemplar de Cisne Mudo en la playa de Benicàssim

CISNE MUDO

También conocido como Cisne Vulgar, se le distingue de los otros cisnes de color blanco por tener el pico de color amarillo anaranjado a rojo. Además, es el único cisne blanco al que le crece una carúncula negra sobre la base del pico.

La principal amenaza que sufre la especie es la alteración de los medios acuáticos. El cisne vulgar se encuentra incluido en el Libro Rojo de las aves de España en la categoría de “Casi amenazado”.

En España

Durante el invierno, sobre todo en años particularmente fríos, algunos ejemplares de cisne vulgar -siempre en escaso número- procedentes del centro y norte de Europa, así como de Francia, llegan al norte peninsular, donde se instalan fundamentalmente en las zonas costeras.

Esto demuestra la excepcionalidad de la situación vivida hoy en Benicàssim.

Compartir el artículo

stats