El primer plan de juventud del Ayuntamiento de Onda ya es una realidad tras su aprobación, por unanimidad, en el pleno de este miércoles por la mañana. Así, la corporación ha dado luz verde a la puesta en marcha de esta hoja de ruta que se ha elaborado sumando las propuestas de los jóvenes ondenses. Para ello, se han realizado más de 400 encuestas y se ha organizado la reunión participativa ‘Fórum Joven’ para intercambiar opiniones y consensuar entre todos los principales ejes de trabajo.

A partir de los datos recabados, el plan recoge cuatro líneas de actuación en las que se centrarán las actividades y acciones a desarrollar a partir de ahora. El primer eje tiene que ver con la emancipación juvenil y el fomento del empleo joven, ya que es una de las principales preocupaciones del colectivo. Desde el Ayuntamiento se trabajará por dotar a los jóvenes de competencias y capacidades para evolucionar en sus proyectos de desarrollo profesional.

El plan tiene cuatro ejes: emancipación juvenil y fomento del empleo, potenciar su participación, mejorar su bienestar y calidad de vida y crear espacios de sociabilidad

En segundo lugar, se seguirán realizando actividades participativas para que puedan expresar sus ideas y ser escuchados por el gobierno municipal y, así, pueda adecuar las políticas públicas a sus necesidades. El tercer eje del Pla Jove incide en el bienestar y en la vida saludable, y para ello se propondrán actividades orientadas a mejorar la salud de forma integral, la calidad de vida y la práctica deportiva.

Por último, la hoja de ruta se completará con actividades de ocio y tiempo libre, ya que el plan concluye que establecer espacios de sociabilidad es vital para crear relaciones estables y de compañía.

El concejal de Juventud, Innovación y Bibliotecas, Vicente Bou, ha manifestado que “escuchar la voz de nuestros jóvenes es fundamental para incentivar oportunidades y mejorar los servicios hacia ellos”.

Apuesta por la economía circular

En otro orden de cosas, la corporación municipal también se ha adherido a la Declaración de Valladolid, el compromiso de las ciudades por la economía circular. Se trata de un manifiesto por el que los ayuntamientos se comprometen a aplicar los principios de la economía circular, promover políticas verdes, impulsar el talento de los jóvenes, reducir los residuos, combatir la pobreza energética, incentivar la movilidad sostenible o, entre otros puntos, habilitar espacios de participación ciudadana.

Cabe destacar que todos los puntos de la sesión plenaria han sido aprobados por unanimidad de todos los grupos políticos.