Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LA NOTICIA SE PUBLICÓ EN ESTE PERIÓDICO EL 9 DE SEPTIEMBRE DE 1971

50 años del 'Expediente X' de Llucena: ¿de quién son los cadáveres de la Cova l'Ocre?

Figueroles, localidad de donde son las personas que encontraron los dos cuerpos, junta a los protagonistas de la historia medio siglo después

Esta historia continúa siendo un enigma después de 50 años.

Medio siglo sin respuestas. 50 años después del hallazgo de los restos humanos de dos personas en la Cova l’Ocre de Llucena todavía sigue siendo un misterio a quién pertenecían. Así se puso de relieve en la conmemoración del descubrimiento por parte de un grupo de siete aventureros de Figueroles (uno de ellos ya fallecido), que tuvo lugar recientemente en la recta final de las fiestas patronales de este municipio, organizada por el Club de Muntanya La Carreraça y el Ayuntamiento.

Figueroles conmemoró el 50º aniversario del descubrimiento de los restos de la Cova l’Ocre con los protagonistas del hallazgo. Héctor Gozalbo

El acto organizado y moderado por Fernando Falomir, del club de montaña local, congregó en la casa de la Cultura a los protagonistas de aquella hazaña que fue tan comentada en su momento y cuyo relato se publicó en el Periódico Mediterráneo del 9 de septiembre de 1971, firmado por el corresponsal de antaño Gonzalo Puerto, bajo el título Hallazgo de dos cadáveres centenarios en la Cova de l’Ocre.

La noticia del hallazgo se publicó en la edición de 'Mediterráneo' del 9 de septiembre de 1971.

La noticia del hallazgo se publicó en la edición de 'Mediterráneo' del 9 de septiembre de 1971. Mediterráneo

Los seis integrantes de ese equipo: Ramón Falomir, Carlos Escribà, Vicente Allepuz, Joaquín Ribés, José Porcar y José Cazador (a excepción de Domingo Ruiz, ya fallecido) relataron en primera persona una vivencia que, tantos años después, «sigue latente en nuestro corazón y que marcó nuestra juventud». «50 años después seguimos sin resolver el enigma de esos dos fallecidos», señalaron en la charla.

Continúa siendo un enigma

«Muy posteriormente preguntamos en el cuartel de la Guardia Civil de Llucena y nos dijeron que no existía ya nada. Ni se sabía el paradero de los huesos, ni el de los objetos que se encontraron. Tampoco la información redactada», matizaron. 

Ese descubrimiento sigue latente en nuestro corazón 50 años después, marcó nuestra juventud

decoration

La charla en Figueroles sirvió para reunir a los protagonistas de aquella hazaña que se produjo el 5 de septiembre de 1971. Ellos mismos recordaron cómo partieron hacia una aventura que desconocían. «Habíamos oído que hace muchos años unos ingenieros de minas entraron en la cueva y nunca más salieron de ella», indicaron. Y, precisamente, atraídos por esa misteriosa leyenda decidieron probar una arriesgada aventura. Entraron en la cueva y finalmente encontraron los restos humanos. «Al principio no entendimos qué era aquello y sentimos miedo», recordaron. 

Inmediatamente, retornaron a Figueroles y dieron cuenta al alcalde y, posteriormente, al entonces comandante del puesto de la Guardia Civil de Llucena, Honorio Fernández Rodríguez, quien, acompañado por algunos de los jóvenes mencionados; por el que fuera alcalde de Figueroles, Enrique Gil; por el guardia Aurelio Álvarez; y por el vecino de Llucena Joaquín García Miravet, se trasladaron a la cueva. 

La Guardia Civil recogió los restos humanos y varias monedas de bronce (en una de ellas aparecía la inscripción de Carlos II de España), así como una navaja cabritera, una cartera de cuero y un libro escapulario muy deteriorado, que en su interior contenía un calendario en castellano y los Evangelios en latín. 

Este hallazgo desató numerosos comentarios y especulaciones por toda la provincia

decoration

Al parecer, los cuerpos llevaban en las profundidades de la cueva más de 100 años. «El suceso desató no solo en l’Alcalatén, sino también en la provincia, numerosos comentarios y especulaciones e, incluso, la curiosidad de muchos por visitar la Cova l’Ocre», concluyeron los protagonistas. Por su parte, el alcalde de Figueroles, Luis Gregori, afirmó que «la historia de la cueva y la de los protagonistas del hallazgo siempre irá unida». 

¿Cómo llegar a la Cova l'Ocre?

Tal como expone Jesús Almela, del Espeleo Club Castelló, la Cova l’Ocre se halla en la parte sur del término de Llucena. Está a 4 kilómetros al sur de la población, enclavada en terrenos del mas de la Savineta, cerca del camino que va desde la pedanía de Araia (en l'Alcora) al Mas de Beltrán.

Un acceso sencillo es partir desde l’Alcora, tomando la carretera de Ribesalbes y a los pocos kilómetros desviarse a Araia. A continuación, hay que tomar una pista que surge a la derecha y pasar por el Mas del Rotgle y por un collado para después bajar al barranco del Salt del Cavall. Después hay que continuar por la izquierda del barranco, dejando atrás el desfiladero del Salt del Cavall. La pista asciende en pronunciada pendiente.

Tras esta fuerte subida, surge a la derecha un camino que se acerca hasta la misma boca de la cavidad. Este último tramo es aconsejable realizarlo a pie, ya que el vial se encuentra en mal estado. Donde finaliza el camino, unos pocos metros a la izquierda se localiza la boca superior de la cueva.

Compartir el artículo

stats