La emblemática casa de la calle San Isidro, en pleno casco histórico de Onda, que hasta ahora albergaba un centro de transformación de Iberdrola, ya forma parte del patrimonio municipal. La alcaldesa, Carmina Ballester, ha llegado a un acuerdo con la compañía eléctrica y restaurará el edificio con el objetivo de convertirlo en una segunda sala de exposiciones.

En la mañana de este martes, ante el arco de piedra de la casa, la munícipe y José Miguel Martínez, por parte de ID-E Redes Eléctricas Inteligentes Iberdrola, firmaron ante notario el contrato de compraventa. «Una casa de gran valor patrimonial no era el lugar más adecuado para albergar este centro, por eso la rehabilitaremos como uso cultural, que es el que se merece y permitirá dinamizar también esta zona declarada bien de interés cultural», dijo Ballester.

En paralelo, van a llevar a cabo tres intervenciones en infraestructuras que albergan centros de transformación para mejorar la seguridad y la calidad de suministro eléctrico en diversas zonas. De este modo, demolerán el ubicado en la calle San Elías, que cuenta con una instalación antigua, e instalarán uno nuevo en el párking del colegio Pío XII. Por último, también tramitan ya la demolición del edificio que acogía un antiguo centro de transformación en la plaza Miguel Hernández y que lleva varios años inactivo.