Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CASI TRES AÑOS DESPUÉS DE SOLICITARLO

El niño de 13 años de la Vall d'Uixó adicto a las drogas ingresa en un centro tutelado

Tras estudiar su situación, la Conselleria determina que el adolescente necesita supervisión

La madre del menor pidió por primera vez su tutela en enero del 2020. Mònica Mira

Han tenido que pasar casi tres años de drama familiar para que una madre de la Vall d’Uixó haya logrado que su reiterada petición de ayuda para controlar los problemas de adicción y conducta de su hijo de 13 años haya recibido la respuesta que ansiaba de la Administración. El niño ingresará este miércoles en un centro tutelado por la Generalitat valenciana.

Su caso dio un vuelco determinante el día que esta mujer, desesperada, hizo pública su situación a través de Mediterráneo. Fue el pasado 4 de noviembre. En aquel momento había firmado hasta en dos ocasiones una solicitud de guarda frente a trabajadoras del departamento de Inclusión Social del Ayuntamiento de la Vall d’Uixó sin obtener ninguna respuesta. Al día siguiente de publicar la noticia en este periódico, se enteró de que la Conselleria de Igualdad no había recibido en ningún momento el expediente.

La documentación salió del consistorio el mismo 4 de noviembre. Menos de una semana después, madre e hijo mantenían la primera reunión con los técnicos de la dirección territorial.

Este martes recibieron la notificación del ingreso. Un momento muy duro, según ha remarcado la mujer desde el primer día, pero inevitable dada la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra el menor, que ha sido entrevistado en varias ocasiones por trabajadores de Conselleria, al igual que su madre, antes de este desenlace.

El asunto llega al pleno

La gestión que el Ayuntamiento realizó de este caso llegará también, precisamente este miércoles, al pleno municipal. En la sesión anterior, desde el Partido Popular solicitaron una comparecencia de la concejala del área, Marian Artero, que tuvo que aplazarse hasta diciembre por cuestiones de funcionamiento interno.

En su momento, la edila justificó lo sucedido en que son procedimientos largos en los que se trata de buscar alternativas antes de optar por la tutela pública. A la pregunta de por qué dos años después de la primera solicitud de la madre no se le había dado trasladado a la Generalitat, adujo, además de lo ya expuesto, la falta de personal en su concejalía.

Tras enviar la documentación con la petición a la Conselleria, el Ayuntamiento decidió conceder la baja laboral a la madre -es trabajadora municipal- hasta el ingreso de su hijo, para que pudiera dedicar todo su tiempo a atenderlo. 

Compartir el artículo

stats